Captura-de-pantalla-2016-01-15-a-la(s)-13.26.20

Nevado consigue que la Administración regional se comprometa a erigir la infraestructura en la presente legislatura.

Es una de las infraestructuras más polémicas. “Si está presupuestado, se acometerá” señalaba sobre el aeródromo el recién nombrado presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en su primera visita institucional a Cáceres. Pero el silencio administrativo de la Junta decía lo contrario.

Ahora, después de que se ha conocido que el Ejecutivo del expresidente Monago había comprado los terrenos para el futuro aeródromo (junto a Los Arenales, en la carretera de Malpartida de Cáceres) antes de que siquiera comenzara a ponerse la primera piedra de la infraestructura, las tornas han cambiado.

La Junta ya posee ese terreno y tendrá que darle salida de alguna forma.

La alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, asegura que el concurso para la licitación del estudio de impacto ambiental del aeródromo se realizará en el año 2016, según le ha confirmado la consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García Bernal.

Además, la intención y el compromiso que ha transmitido la Junta de Extremadura a la regidora cacereña es que el aeródromo “esté concluido a lo largo de esta legislatura”, en palabras de la alcaldesa.

Venta de terrenos a la Fundación Valhondo

Nevado precisa que los terrenos que compró la Junta de Extremadura para construir el aeródromo “se adquirieron a la Fundación Valhondo con luz y taquígrafos, a través de la tramitación de un expediente administrativo, público”, y que esa compra contaba con informes favorables de la Intervención y la secretaría general del Consistorio.

La operación de compra de los terrenos se saldó por un total de 444.334 euros, y se formalizó el 22 de diciembre de 2014, justo un año antes de publicarse en el DOE el “desistimiento” del proyecto. Nevado insiste en que “la Junta hizo lo que tenía que hacer, que no es incompatible con nada, para acometer una infraestructura que viene demandando la ciudad de Cáceres”.

“Desde luego”, asevera la regidora cacereña, “lo que no se puede es construir una infraestructura si no tienes la titularidad del suelo. Y si el aeródromo no se puede hacer ahí, no se puede hacer en ningún sitio. Hoy lo que la Junta de Extremadura tiene es más patrimonio, que espero se dedique a lo importante, que es la construcción del aeródromo”.

Declaración de impacto ambiental

El pasado 5 de noviembre el secretario general de la Consejería de Medio Ambiente firmó una resolución por la que se renunciaba a la contratación de la obra del aeródromo de Cáceres en los términos previstos por el anterior Ejecutivo regional de José Antonio Monago.

Ya en el mes de junio de 2015, el Ministerio de Medio Ambiente consideró “previsible” que el aeródromo provocase “impactos adversos significativos”, por lo que el Gobierno local ha pedido a la Junta que se lleven a cabo todos los trámites necesarios de carácter medioambiental y técnico para que se vuelva a retomar este proyecto “de la manera más rápida posible”.

La alcaldesa insiste en que el aeródromo es una infraestructura “necesaria para Cáceres y para Extremadura”, por lo que espera que todos los trámites se puedan realizar “con la máxima celeridad posible”; desde el concurso para el estudio de impacto ambiental y su adjudicación, hasta la Declaración de Impacto Ambiental en sí y la propia construcción del mismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here