La Junta entrega la documentación del aeródromo de Cáceres

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó ayer martes 31 de mayo la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) con un resultado desfavorable para el proyecto de construcción de un aeródromo de Cáceres. Cabe recordar que estaba localizado en unos terrenos  próximos a la carretera de Malpartida de Cáceres, a unos siete kilómetro de la capital cacereña.

La orden ha sido emitida por la Dirección de Calidad de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Transición Ecológica y ocupa doce páginas que argumentan las razones de esta negativa. Así, el documento especifica que el proyecto no cumple con la normativa medioambiental debido al daño que supondría para aves, acuíferos y patrimonio cercano al citado aeródromo, que ocuparía unas 75 hectáreas y cuyo acceso sería por caminos existentes que parten del hotel Los Arenales, situado en la carretera N-521.

La Junta de Extremadura, que ya envió toda la documentación al Ministerio el pasado mes de septiembre, ha recordado que en 2014 el Gobierno regional del PP compró los terrenos para iniciar el procedimiento de construcción de un aeródromo en Cáceres y «quiso hacer el proyecto sin una declaración de impacto ambiental, pero el Ministerio de Medio Ambiente lo frenó».

El proyecto del aeródromo de Cáceres

El proyecto está planteado como un aeródromo de uso restringido para vuelos privados de hasta ocho pasajeros, deportivos, ultraligeros, y servicios sanitarios y de emergencias, que se iba a construir en una parcela localizada al oeste del término municipal de la capital cacereña.

El Ministerio no dio por buena la la evaluación simplificada que planteó la Junta y obligó a realizar un Estudio de Impacto Ambiental completo, es decir, se necesitaba una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), con el fin de valorar la viabilidad del proyecto en los terrenos que la Junta de Extremadura, con el gobierno del ‘popular’ José Antonio Monago, compró a la Fundación Valhondo Calaff.

Cuando se anunció la infraestructura se informó de que tendría acceso por la N-521, a la que se llega desde la A-66, y contaría con una pista de vuelo de 1.600 metros de longitud y 30 metros de ancho. Además, se construiría una plataforma para estacionamiento de aeronaves de 8.000 metros cuadrados, un hangar para mantenimiento de más de 1.000 metros cuadrados, cinco hangares de 80 metros cuadrados para aeronaves ligeras y un edificio de usos comunes con unos 150 metros de superficie.

Posteriormente, ya con un nuevo gobierno regional del PSOE, la Junta de Extremadura licitó el Estudio de Impacto Ambiental y, una vez finalizado y entregado, comenzó el procedimiento para la tramitación de evaluación ambiental del proyecto.

Durante su tramitación la Junta de Extremadura ha ido aportando todos los informes solicitados tanto por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea como por el propio Ministerio «dentro de los plazos estipulados», argumenta la Consejería de Movilidad, Transporte y Vivienda.

«Una vez publicada hoy en el BOE la Declaración de Impacto Ambiental desfavorable, la Junta de Extremadura analizará, junto con el Ayuntamiento de Cáceres, las diferentes alternativas posibles para continuar con el proyecto», concluye.

 

 
FuenteEuropa Press/Avuelapluma

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí