A la tercera ha ido la vencida. La bajada de la Virgen de la Montaña ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Regional después de dos intentos más y tras un gran trabajo de la Cofradía de la Virgen de la Montaña, que no ha desistido en su empeño para obtener este reconocimiento, pues ya lo intentaron en 2012 y 2015 con resultados fallidos. En esta reciente ocasión, la petición ha incluido el novenario y las actividades paralelas.

El martes de la semana pasada la Junta de Extremadura daba a conocer la buena noticia para la ciudad y lo hacía después de meses de trabajo de los técnicos que han valorado diferentes aspectos, desde el aumento de pernoctaciones, hasta la implicación de cacereños llegados de puntos diferentes a la capital.

Argumentos de peso

La patrona de la ciudad baja de su Santuario en la Montaña dos miércoles antes del primer domingo de mayo y procesiona hasta la Concatedral de Santa María en un camino plagado de miles de cacereños y donde también está arropada por autoridades civiles, religiosas y militares. Durante el recorrido se viven momentos especiales en un marco de calles engalanadas e historia, pues durante el último tramo se adentra en el casco histórico, un enclave Patrimonio de la Humanidad. Además, según ha argumentado la Junta “a lo largo del recorrido, los asistentes lanzan flores al recibir a su patrona”.

El mayordomo de la Cofradía cree que ahora la promoción de la bajada de la Virgen será mayor

Según aclara la Administración, para la designación se ha tenido en cuenta la originalidad de la celebración, que incluye también el cambio diario de manto de la imagen y los “vaticinios” de los cacereños sobre el color elegido antes de verla. Resulta complicado acertar puesto que la Cofradía cuenta con 134 mantos.

En esta “plusvalía” hace hincapié también el actual mayordomo de la Cofradía Virgen de la Montaña, Juan Carlos Fernández Rincón, quien se ha mostrado “muy satisfecho” por este reconocimiento que “ha supuesto un reto” para la Cofradía. Fernández Rincón considera que el aumento de actividades paralelas a la bajada ha motivado la decisión final de la Junta, pues este año ha habido, entre otros actos, una ruta de la tapa, frite popular, conciertos y por supuesto, más participación que nunca pues, según cuenta, ha sido la bajada más numerosa que recuerda. “Este año me di cuenta de que todos los cacereños habían puesto su granito de arena”, subraya.

Sobre la posible repercusión de esta declaración, afirma el mayordomo que puede que ahora tenga más “propaganda” por parte de la Junta de Extremadura y puede que así “más gente venga a conocer Cáceres”. No obstante, reconoce que los devotos seguirán siendo los mismos, aunque admite que los vecinos de la provincia o de la Comunidad que “estén indecisos” se sientan atraídos por la oferta cultural “más completa”.

Historia y tradición

La primera bajada de la Virgen está fechada el 3 de mayo de 1641 y según se recoge en la web ‘España Fascinante’, tuvo como objeto la elevación de una rogativa en consecuencia de una fuerte sequía que asolaba esta parte de España. Desde aquel momento, la procesión fue haciéndose habitual en el calendario hasta convertirse en una tradición anual. Por diferentes causas, la fecha del traslada ha sido alterada numerosas veces desde el siglo XVII hasta que quedó fijada en la actual en 1975 y finalmente, en 1902 fue nombrada Patrona de Cáceres.

Los integrantes de la cofradía de la Patrona son los encargados de cargar en hombros a la imagen durante los 5 kilómetros aproximadamente que dura la procesión. Durante el tramo inicial, el alcalde o alcaldesa de la ciudad entrega a la Virgen el bastón de mando de la ciudad, que le será devuelto en la subida.

Además de la bajada de la Virgen de la Montaña, la fiesta de la Matanza de Llerena y la Semana Santa de Zafra se incorporarán al catálogo extremeño de Fiestas de Interés Turístico Regional formado por 56 fiestas, después de que el Diario Oficial de Extremadura (DOE) publique esta resolución.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here