Captura-de-pantalla-2015-07-27-a-la(s)-09.44.18

El popular chef Juanma Zamorano será el encargado de dirigir la cena clandestina del mes de septiembre, el día 7. Una cena donde Zamorano dará rienda suelta a su ingenio culinario y su particular sentido del ‘show business’.

¿Qué tendrá de particular la cena del 7 de septiembre?
Quiero que sea una cena especial, muy cacereña. En un espacio monumental, en pleno casco histórico (que no puedo desvelar) y rodeado de obras de arte. Será una cena divertida, donde evidentemente habrá espectáculo, porque mi vida es en sí un poco show. En esa cena sacaré algo de mí… Quizás necesite un piano, para que yo cante por Rocío Jurado, porque si no, no sería Juanma Zamorano.

¿Y en el plan gastronómico?
Pues básicamente, será una cena cacereña para celebrar la capitalidad gastronómica. Una cena con productos de la tierra, elaborada pero con sencillez, donde no podrá faltar la merluza, pero bien rebozada, no a lo ‘marichocho’.

Pero eso no es muy cacereño…
Bueno. Pero con una merluza empezó todo… [Zamorano hace referencia al vídeo del programa La Tarde de Canal Extremadura, que se viralizó. Un vídeo donde Zamorano explicaba ante las cámaras cómo hacer una merluza del Cantábrico, antes de ponerse a dar voces a la periodista que iba echar el huevo batido directamente sobre la merluza, al grito de “marichocho”]. Y como esta cena tiene que ser parte de mí, pues la merluza tendrá que estar en el menú. Pero por supuesto tendremos productos DO y de la tierra. Será fundamental que mi equipo y yo cocinemos esa noche con tomates de Miajadas, por ejemplo.

¿Has sobrevivido al marichocho o no?
El marichocho ha sido una revolución en mi vida. A mí me ha lanzado a muchas aventuras televisivas y con los medios de comunicación, en general. Lo que pasa es que yo soy cocinero y quería seguir siendo cocinero. Yo no quería desligarme de la cocina, para lanzarme a la fauna televisiva. Porque sabía que el marichocho podía morir. Yo tengo pasión por mi trabajo, que es la cocina. Me tiro horas y horas, pero disfruto con ello. Así que sí, he sobrevivido al marichocho.

¿Cuándo te diste cuenta de que tu vida estaba cambiando?
Pues cuando me llamó Agustín Almodóvar y me pasó con su hermano Pedro, para decirme que habían visto el famoso vídeo y que les había encantado y se habían reído mucho.
Y en febrero inauguraste el 13 de San Antón…
Sí, fue una nueva aventura empresarial, con la que nos va muy bien a mi socio y a mí.

¿Por qué decidiste embarcarte en esto?
Adolfo, mi socio, me convenció. Me dijo que necesitaba desarrollar un proyecto para el año de la capitalidad. Y, hasta la fecha, es todo un éxito en la ciudad. El negocio funciona bien y nuestra clientela está a gusto.

¿Qué ofrece este restaurante?
Pues este espacio tiene chispa, porque yo se la pongo (risas). Además de una buena gastronomía. Arroces, ibéricos (solomillo, presa…).
Apostamos por la dehesa extremeña y también por la bodega. Puesto que ofrecemos vinos de la tierra, muy buenos, y no tan conocidos, como el Chavete; un vino artesano de Sierra de Fuentes, que se está vendiendo muy bien. Y aquí también se puede comer pescado y marisco de calidad, procedente de Galicia y totalmente fresco.
Nosotros apostamos por los pescados, aunque aquí en Cáceres es complicado.

Eduardo Villanueva /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here