El santuario de la Virgen de la Montaña a cuenta con un columbario
El Santuario de la Virgen de la Montaña presenta su columbario donde se podrán depositar las cenizas de los cacereños - EUROPA PRESS

La Cofradía de la Virgen de la Montaña de Cáceres tendrá a finales de julio con un columbario ubicado en el Santuario de la patrona, en la parte posterior de la capilla del Cristo de la Salud, para depositar las cenizas de las personas que lo deseen y que tendrán que pagar entre 1.900 y 2.200 euros sin IVA, en función de si el lóculi (pequeños nichos funerarios) es ocupado por una o dos urnas.

La adecuación de la sala donde se instalará ya ha empezado con la limpieza y distribución de suministros así como la distribución de las 612 hornacinas y estará lista para este verano y tendrá capacidad para 1.224 restos. La construcción de los mismos será con madera de roble natural con unas características específicas para prevenir fuegos y problemas de humedad. Las ánforas llevan un escudo de la Virgen de la Montaña y están hechas en metacrilato con una capacidad de 3,4 litros.

El columbario  de la Montaña posee, en principio, dos modalidades con un lóculi de uso doble, es decir, con capacidad para las cenizas de dos difuntos en dos urnas distintas, y un lóculi sencillo que, aunque tenga capacidad para las cenizas de dos difuntos, se utilice solo por uno. Cabe destacar que no se podrán depositar cenizas de varios difuntos en una misma urna y cada lóculi estará numerado y se identificará con una placa que contendrá el nombre y apellidos del difunto o difuntos.

Los detalles de este proyecto lo han explicado este martes el vicemayordomo de la cofradía , Marcial León, y José María Ramírez, de la empresa Columbarios Alram, encargada de construirlo, en una acto que ha tenido lugar en el chalet de los Málaga de la capital cacereña, y al que también ha asistido la alcaldesa en funciones, María José Puido.

León ha explicado que el contrato, que será por un periodo de 30 años, tiene previsto en el precio las ánforas, la limpieza, la decoración y el mantenimiento del columbario de la Montaña. Además, una vez pase el Novenario de la Virgen, el próximo 2 de mayo, comenzará un contacto telefónico o por correo para llevar a cabo la reserva de los lóculi de las más de 40 personas que, de momento, están interesadas en hacer uso de ellos.

Las personas que accedan a la reserva tendrán que aportar una señal del 25% mientras duren las obras y, una vez finalizado todo el proyecto, se tendrá que realizar una solicitud para la concesión del derecho del depósito de cenizas, según ha explicado León.

«Es un orgullo estar enterrado al lado de la patrona de Cáceres», ha subrayado el vicemayordomo, quien también ha destacado que este proyecto del columbario de la Montaña, tiene también el propósito de solventar la economía de la Cofradía, que ahora mismo está muy mermada porque no se celebra ni la Bajada de la Virgen y el Novenario durante dos años seguidos por la pandemia.

La alcaldesa en funciones, María José Pulido, ha indicado que este proyecto contribuye también a «buscar soluciones» a una forma distinta de enterramiento, pero lo esencial es que «tiene mucho que ver con ese sentimiento tan cacereño de ampliar la relación con la Virgen de la Montaña».

«Se está ofreciendo la posibilidad de permanecer más allá del fallecimiento en un entorno tan querido y venerado por la ciudadanía cacereña», ha insistido Pulido, quien también ha añadido que es una iniciativa «innovadora» valorada por el Ayuntamiento como «una buena solución para la ciudad».

Cada vez más demanda

Por su lado, el representante de la empresa ha subrayado su experiencia en este tipo de construcciones, ya que se han encargado de hacer el columbario de la ermita de la Virgen de la Soledad de Badajoz, o de la Macarena y el Gran Poder en Sevilla, así como el de varias parroquias en Córdoba o Huelva, debido a que este tipo de enterramiento es cada vez más demandado por la población.

Para visitar el columbario de la Montaña se establecerá un horario con un día y hora señalada y, los últimos jueves de cada mes, se celebrará una misa a primera hora de la mañana por el alma de los difuntos cuyas cenizas descansan en este lugar. Igualmente, con motivo de la festividad de Todos los Santos, el 1 de noviembre, la instalación tendrá un  horario más amplio.

También existirá un registro en el que deberán aparecer la identificación de cada lóculi donde se enumerarán por riguroso orden de ocupación. En el libro constará el nombre, apellidos, domicilio y otros datos del difunto que ha sido objeto de cremación y los familiares deberán presentar un certificado de defunción.

Además, se contará con un ‘Cenizario común’, un espacio de grandes dimensiones donde serán depositadas las cenizas, sin coste económico, cuando hayan pasado los 30 años y no se quiera renovar el contrato con el columbario. Tres meses antes del vencimiento de la fecha del contrato se contactará con los familiares o herederos para proponer la renovación y, en caso contrario, las cenizas se depositarán por tiempo indefinido en ese cenizario comunitario.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here