El Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear de Cáceres, que se inaugura mañana jueves y contará con la presencia de los Reyes de España, colocará a Cáceres en el epicentro del arte contemporáneo.

Este nuevo edificio alberga una selección de obras de artistas de la talla de Olafur Eliasson, Pablo Picasso, Louise Bourgeois, Wassily Kandinsky, Helena Almeida o Ai Weiwei. Además, el edificio ya en sí una obra de arte. Una construcción diseñado por Tuñón Arquitectos que opta al prestigioso Premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe.

Después de cinco años de obras, el nuevo centro abre sus puertas al público el próximo viernes para mostrar, por primera vez, 200 de las 3.000 obras que conforman la colección de la galerista alemana. Se trata de piezas de gran formato y un complejo montaje que pasarán a formar parte de la colección permanente del Helga del Alvear.

El inmueble cuenta con 5.000 metros cuadrados y ha sido concebido como un nexo de unión entre las calles Pizarro y Camino Llano, es decir, sirve de hilo conductor entre la Parte Antigua y el ensanche de Cáceres que puede cruzarse a través de un jardín.

La galerista alemana Helga de Alvear, el coordinador de la exposición, José María Viñuela, y el arquitecto Emilio Tuñón (este último a través de un vídeo) han detallado este miércoles en una rueda de prensa este proyecto cultural que empezó en 2005 con la rehabilitación de la conocida Casa Grande. En este lugar se continuarán realizando las exposiciones temporales y que ahora finaliza con este broche de oro que el arquitecto ha concebido como “una caja mágica”.

“Estoy encantada de que por fin se haya conseguido”, ha resaltado Helga de Alvear al ser preguntada por el resultado final del proyecto y la musealización de parte de su colección. “Estoy loca perdida”, ha exclamado esta alemana de 85 años que llegó a España en 1957 y que de joven quería ser pianista.

Helga de Alvear se adentró en el mundo del arte contemporáneo “poco a poco” y en los años 80 empezó a comprar obras hasta atesorar una colección de 3.000 piezas entre fotografía, instalaciones, vídeos, pintura, escultura… esta colección está guardada en cinco almacenes en Madrid, y que ahora han encontrado un nuevo hogar en Cáceres, donde se irán exponiendo en diferentes etapas. “No compro un artista, compro una obra”, ha señalado.

Algunas de ellas, como ‘Descending Light’ (2007) de Ai Weiwei, una lámpara del artista y activista chino compuesta por 60.000 cristales rojos recibe al visitante en el vestíbulo del museo y se quedará ahí para siempre, ha explicado Viñuela. Además, otra de las joyas del museo es la sala dedicada a Goya, con trabajos de la primera serie de sus Caprichos, para posicionar al artista de Aragón como el primer artista contemporáneo.

En el jardín, que también será un museo al aire libre, ya se puede disfrutar de un árbol de aluminio esmaltado en blanco. Se trata de la obra ‘A Day Like This Made of Nothing and Nothing Else’ (2009) de Ugo Rondinone. El ‘Proyecto Frágil’ (2011) del artista cubano Carlos Garaicoa, la obra ‘Bay Area Blues’ (2018) de Larry Bell, o las tres figuras de ‘The Family’ (2003), custodiadas en la vitrina de cristal y acero inoxidable de Louise Bourgeois, también forman parte de este nuevo museo.

La instalación titulada ‘Echo Activity’ (2017), de Olafur Eliasson, plantea un juego de espejos para rozar el infinito a través de nuestros propios reflejos, casi como un caleidoscopio. Además, acoge también un pedacito de la Estatua de la Libertad gracias al artista vietnamita Danh Vö, que decidió crear una réplica exacta de uno de los monumentos más famosos del mundo, pero en lugar de articular las 300 piezas de cobre que componen la estatua, prefirió que quedaran esparcidas a lo largo y ancho del planeta.

Así, un total de 200 obras de arte contemporáneo que Helga de Alvear, premiada este año por la Comunidad de Madrid con la Medalla Internacional de las Artes, se podrán admirar en este museo, que también servirá como foco de atracción para que los amantes del arte se acerquen a Cáceres.

“Tener una galería de arte es muy duro, sobre todo para el bolsillo”, ha indicado Helga de Alvear que confiesa que cuando empezó en el mundo del coleccionismo “sabía muy poco de arte” pero ha ido aprendiendo de unos y de otros hasta hacer de ello su profesión. “Si no eres profesional, vete a casa”, ha concluido.

El edificio de Tuñón

Con respecto al nuevo edificio, diseñado por el Estudio Tuñón Arquitectos, hay que destacar que es candidato al prestigioso Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea, Premio Mies van der Rohe, y ya ha sido galardonado con el Premio Architecture MasterPrize en la categoría de edificio cultural.

El inmueble, que ha contado con una inversión de 10 millones de euros financiados a partes iguales por la Junta de Extremadura y Helga de Alvear, plantea un recorrido público peatonal que a su vez ha reordenado el espacio de la zona. Este edificio sirve de unión entre la parte antigua de la ciudad y el ensanche del siglo XIX de Cáceres.

Además, las salas de exposiciones están concebidas de forma esctructurada y ordenada que, sin embargo, permite flexibilidad y que está organizada en 4 niveles.

En el primero están dispuestas las taquillas y el control de acceso como paso previo a una gran sala a doble altura que acogen obras de gran tamaño y donde empieza un recorrido descendente. El segundo nivel lo conforman dos grandes salas de las cuales una de ellas coincide con el comienzo de un gran vacío iluminado con un ventanal orientado al nuevo jardín del Museo Helga de Alvear. La segunda, permite un paso exterior conectado con la nueva sala de talleres educativos de la Casa Grande.

El tercer nivel está dividido en tres salas de similares dimensiones, que dan lugar a un espacio versátil gracias al apoyo estructural y funcional de dos muros transversales. Asimismo, este espacio cuenta con una altura libre de diez metros, de gran utilidad para exponer algunas piezas de gran altura. El último de los niveles ya está a la altura de la calle Camino Llano ideado y sirve para la entrada de carga y descarga, almacenes y la posibilidad de un espacio expositivo en conexión con el nivel de calle.

El exterior, revestido de grandes pilastras verticales de color blanco, realiza un homenaje a la arquitectura popular cacereña y consigue un efecto plástico que se complementa con las escaleras y el gran muro de piedra que se ha construido en la calle Camino Llano “como si fuera una fortaleza, un castillo”, ha explicado Emilio Tuñón en su intervención.

La inauguración oficial será mañana jueves con la presencia de los Reyes de España, don Felipe y doña Letizia, y con limitaciones de aforo dadas a la situación de pandemia. Ya el viernes abre al público con cita previa, para garantizar las medidas sanitarias decretadas por las autoridades en los centros culturales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here