El acoso a personas con sexualidad diversa continúa durante el confinamiento

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) ha advertido de que las situaciones de acoso por LGTBIfobia a través de redes sociales se siguen produciendo pese al confinamiento.

Con motivo del Día Mundial Contra el Acoso Escolar, que se celebra este sábado, la federación alertado sobre esta situación. Tanto es así, que según el coordinador del grupo de Educación de FELGTB, José Luis Ferrándiz, “el acosador que antes estaba en el patio del colegio está ahora en Instagram”.

“El ciberacoso es una realidad en el día a día de parte de la juventud LGTBI, cuya única ventana al mundo exterior durante este Estado de alarma son, precisamente, los canales desde donde recibe la violencia”, ha sentenciado.

Aunque no hay datos concretos sobre el ciberacoso a adolescentes, FELGTB ha participado en la elaboración de una encuesta entre la población LGTBI de varios países de la Unión Europea que ha dado como resultado, según Ferrándiz, “que el 66% de las personas participantes ha sufrido algún tipo de agresión LGTBIfóbica a través de las redes en los últimos 5 años”.

Mostrar apoyo y denunciar posible delitos de odio

No obstante, ha insistido en que no se deben “demonizar las redes sociales” porque son “buenísimos agentes socializadores”. Por otro lado, considera “imprescindible” que tanto el profesorado, como las familias y el resto del alumnado “estén alerta para prevenir, detectar y denunciar este tipo de comportamientos violentos”. “No debemos normalizar estas agresiones. Hay que actuar en cuanto se producen porque si no, el acoso se irá viralizando y crecer exponencialmente”, ha sentenciado.

En esta misma línea, el coordinador del Grupo Joven de FELGTB, Sergio Siverio, ha indicado que durante la adolescencia “se es más vulnerable ante este tipo de violencias porque es una etapa en la que la persona está, por lo general, en proceso de autoaceptación y quien acosa juega con el factor miedo, el anonimato y el sentimiento de culpabilidad de la víctima”.

“Las personas agredidas, en muchas ocasiones, no se han visibilizado como LGTBI, o no lo han hecho en todos sus círculos, lo que implica que puedan verse frenadas a la hora de pedir ayuda a una familia que no sabe que son gais, lesbianas, bisexuales o trans”, ha declarado.

Para Siverio, “es importante que las familias creen un clima de confianza que invite al adolescente a abrirse y compartir sus problemas y temores y que el profesorado trabaje en función de protocolos de acoso escolar por LGTBIfobia”. En su opinión, es necesario, “romper el silencio de la víctima, que es uno de los principales problemas a la hora de detectar el acoso, hay que fortalecer su confianza en la familia y el profesorado”.

“También es importante el apoyo entre sus iguales ya que otros miembros del alumnado pueden ser elementos vitales de escucha y acompañamiento en la denuncia, especialmente cuando no se genere ese vínculo de confianza y entendimiento con familias que no aceptan su orientación o su identidad”, ha detallado.

Desde la FELGTB recuerdan que el acoso escolar y el ciberbullying son delitos de odio y que por tanto se pueden denunciar. Por esta razón, hace un llamamiento a las familias, al profesorado o a los representantes legales de los menores que estén sufriendo ciberacoso a que denuncien estos hechos ante la Fiscalía de Menores, la Policía Nacional, la Guardia Civil o el GRUME (Grupo de Menores de las Brigadas Provinciales de la Policía Judicial).

Igualmente, el coordinador del grupo de Educación de FELGTB ha insistido que “es importante que el profesorado siga trabajando esta materia para prevenir tanto casos de ciberacoso, como futuros casos de violencia en las aulas”. En este sentido, ha aclarado que no se trata de sobrecargar con más contenidos al profesorado, sino de facilitarle ideas y recursos para trabajar la diversidad de manera transversal.

Por su parte, el coordinador del grupo de Familias de FELGTB, José María García, ha recalcado que ofrecer en la familia recursos educativos sobre la diversidad LGTBI puede permitir que la infancia y juventud LGTBI hable libremente de su realidad.

“La mayoría del alumnado continúan su aprendizaje a través de medios electrónicos, por lo que es una oportunidad idónea para que estos reciban educación en diversidad afectivo sexual de género y familiar, así como otros aspectos de la educación no formal”, explica.

Para ayudar a familias y docentes a trabajar la diversidad afectivo-sexual, familiar y de género en casa, FELGTB pone a su disposición la web ‘www.stopacosoescolarlgtb.com‘ en la que se pueden encontrar distintos materiales educativos, adaptados a distintas edades y en formato audiovisual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here