Dejar ir. La bruja Circe.
Foto de Personas creado por Dragana_Gordic - www.freepik.es

La bruja Circe

Cuando hablamos de meditación, crecimiento o de desapego no es para colgarnos de las nubes y vivirlo solo en la dimensión espiritual es para aprender a aplicarlo en los momentos difíciles que sin dudarlo la vida nos va a traer. Dejar ir cosas, pensamientos, costumbres y personas es quizás la prueba más dura que enfrentamos a diario.

Como personas tememos la transformación, los cambios, las decisiones difíciles y más que por educación cargamos siempre con un sentimiento de culpa y nos sentimos culpables de abandono, nos llenamos de miedo cuando hay que cambiar hábitos, costumbres y enfrentar cosas nuevas…

De todos los momentos difíciles, de cambio, son las etapas relacionadas con nuestros hijos y con nuestros padres, con nuestros hijos cuando van creciendo, guardería, colegios, adolescencia, relaciones, universidad, trabajo. Todas y cada una de las etapas nos rompen los esquemas y nos obligan a tomar conciencia de la necesidad de desapego. No vamos a dejar de amarlos ,pero no debemos apegarnos a ellos como si fueran cosas, no individuos independientes, Aprender a dejar ir, nos ayudará a vivir en armonía y nos preparara entre otras cosas para la etapa en la que tenemos que despedirnos de nuestros padres cuando se cumple su tiempo de vida o cuando tenemos que tomar la complicada decisión de llevarlos contra sus deseos muchas veces donde los puedan atender en forma profesional 24 horas.

Aunque sepamos que es necesario, no por eso dejaremos de aferrarnos a los y si… nos diremos ¿y si las cosas fuesen?…pero no podemos regresar al pasado y sufrimos por perder la presencia o la costumbre de tenerlos cerca, de verlos bien, saber que están felices cómodos y sanos y por qué nos hacemos conscientes de nuestras propias limitaciones y fragilidad. No vamos a engañarnos nos costará muchísimo, pero podemos afrontarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here