Aturnex pide medidas más flexibles de cara al Puente de San José

La Asociación Turismo Norte Extremadura (Aturnex) ha pedido a la Junta una flexibilización de las restricciones de cara al puente de San José y Semana Santa. Cabe recordar que estas fechas resultan claves para poder amortiguar la crisis generada en el turismo por la pandemia del coronavirus.

En una nota de prensa, Aturnex indica que los alojamientos rurales de gran capacidad “agonizan” con estas nuevas restricciones, ya que no pueden alojar a más de cuatro personas, excepto convivientes. Desde la asociación piden aumentar este límite a 10 personas o poder vender las habitaciones individualmente y establecer restricciones en las zonas comunes, tal y como ocurre en los hoteles. 

De esta manera, podrían aliviarse situaciones como las de María, de 64 años de edad, con un alojamiento en Madrigal de la Vera, ‘La Casa Mágica de Gredos’ con capacidad para 13 personas y que ha realizado obras importantes hace dos años para adaptar su alojamiento pidió una hipoteca y dos préstamos. Un día antes del Estado de Alarma obtuvo la licencia para su actividad.

Aturnex alerta que no ha recibido ninguna ayuda y sólo ha tenido un cliente desde que en el mes de septiembre “técnicamente estos alojamientos están cerrados”. No tiene ni para comer y le ayudan sus hijos para poder afrontar sus necesidades básicas.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Turismo Norte Extremadura (@turismonorteextremadura)

Las restricciones de la Junta de Extremadura de reducir aún más el número de personas que pueden acoger, el cierre del Puente de San José, de la Semana Santa e incluso de los días intermedios han sido la “puntilla, alerta Aturnex, para las personas que regentan estas casas rurales, tras de haber cancelado “todas sus reservas”.

“Detrás de los alojamientos hay vidas humanas, existen realidades, historias y vivencias. Nadie les quita la ilusión de volver a llenar sus alojamientos, son los verdaderos artífices de la lucha contra la despoblación de sus municipios”, explica la asociación.

Además, insiste en que sus clientes son los que “llenan de vida y contribuyen de manera directa a llenar restaurantes, empresas de actividades, pero además ayudan a las pequeñas economías de gasolineras, tiendas”, etc.

Por todas estas razones, desde Aturnex no comprenden que la Administración pueda realizar “cursos presenciales en recintos cerrados de 50 personas” mientras que no permite a más de cuatro personas, excepto convivientes, en alojamientos rurales que, “con todas las garantías necesarias, suelen estar en pequeñas poblaciones o en mitad de campo”.

Tampoco ven sentido que las empresas de ocio y tiempo libre tengan limitadas sus actividades a seis personas en actividades al aire libre como senderismo, kayak o escalada.

Unos alojamientos rurales que “no tienen apenas clientes desde hace más de seis meses y difícilmente podrán aguantar más tiempo si no se les encuentra una solución”. Por ello,  Aturnex propone aumentar el límite de personas a diez o que puedan vender por habitaciones con restricciones de zonas comunes similar a los hoteles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here