Vilanova: El Buda Karuna ya ilumina Cáceres

La réplica del gran Buda de Cáceres, construido en jade blanco y símbolo de hermanamiento entre Cáceres y Lumbini, y donado, a su vez por la Fundación Lumbini, ya se encuentra en el Palacio de Congresos de la ciudad.
Cáceres, con un pasado milenario en el que han convivido las tres culturas, da un paso más hacia el camino de la armonía entre los pueblos con la llegada del la réplica del gran Buda, para convertirse en un destino de paz.
Para ello, la Fundación Lumbini ha organizado un acto de presentación de la estatua que ha contado con la presencia del Presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el alcalde de la Cáceres, Luis Salaya, José Manuel Vilanova, presidente de la fundación y Ángel Juanes, su vicepresidente.

En este evento se ha resaltado la importancia de abrir el centro budista más grande de Europa en Cáceres, con una inversión de 72 millones de euros, que traerá múltiples beneficios a la ciudad, tanto culturales como económicos.
Hay que destacar que la estatua que ha llegado a Cáceres es una réplica exacta del Buda Karuna que coronará el cerro Arropé con 60 metros de altura desde la base, donde se albergará un museo con algunas reliquias originales de Buda.

En su intervención, José Manuel Vilanova ha resaltado que la llegada de este Buda supone “la primera piedra, así como la consolidación del hermanamiento con la ciudad de Lumbini”.
Además, ha explicado que ahora mismo se está viviendo “un cambio de rumbo con la crisis del Covid-19”, y que este proyecto “simboliza la espiritualidad que dará lugar a una nueva conciencia”.
Además, ha resaltado el trabajo del artista Antonio Camaró, el llamado pintor de la paz, con su cuadro ‘Zeósis’, “un jeroglífico sobre la paz y la armonía”.
Cabe destacar que tanto la réplica de la estatua de buda como el cuadro de Camaró han sido donados por la Fundación Lumbini a la ciudad de Cáceres como muestra de hermanamiento entre Oriente y Occidente.

En este sentido, el vicepresidente de la Fundación Lumbini, Ángel Juanes, ha subrayado en su intervención la necesidad de crear “un proyecto de ciudad en el que participe toda la ciudadanía”.

Por su parte, Guillermo Fernández Vara ha mencionado la importancia de que Cáceres sea “la ciudad de la paz en Europa”. Este hecho tendrá consecuencias positivas para la economía “porque es una apuesta por el turismo especializado” y “ hay una gran cantidad de personas que practican el budismo y la meditación”.
En esta línea, ha resaltado que “pese a que queda un gran trabajo por hacer en el cerro Arropé, vamos a poner lo mejor de nuestra parte para llevarlo a cabo”

Por último, Luis Salaya ha puesto de manifiesto la importancia de “atraer miradas amables a la ciudad” con la proyección de Cáceres como “ciudad de paz.”

Un viaje por la antigua Ruta de la Seda

Hay que recordar que la estatua salió desde Nepal y llegó el 30 de agosto al Puerto de Valencia, realizando el itinerario marítimo de la milenaria Ruta de la Seda. Ya en la capital del Turia, tuvieron lugar dos actos de bienvenida oficiales, uno civil y otro religioso.
En Valencia la llegada del Buda de Cáceres despertó un gran interés por parte de varios organismos, incluido el Puerto de Valencia, pues potencia a esta ciudad mediterránea como puerta de entrada de mercancías de oriente.

Horarios de visita

La réplica del Buda Karuna se podrá visitar de forma gratuita en el Palacio de Congresos de Cáceres en un horario de 10:00 a 14:00 horas.
Hay que recordar que esta réplica del gran Buda cuenta con la bendición, que tuvo lugar en su despedida de Nepal, del gran monje birmano Bhamo Sayad, representante espiritual de la Sanga Birmana, en la pagoda mundial Kaba. En la ceremonia estuvieron presentes el ministro de Religión birmano, Thura Aung Ko; el embajador de Nepal en Myanmar, Bhim Udas; y Madame Lwin, presidenta de de honor de la Fundación Lumbini.

Embajador de paz

Cabe destacar que desde hace siglos los budistas rinden homenaje al jade, venerándolo como un símbolo de gran categoría moral en la cultura milenaria asiática. Así, con su llegada a España, y en concreto a Cáceres, comienza un camino de paz y tolerancia, gracias a la construcción de un centro budista único en el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here