Cáceres se convertirá en un centro espiritual de paz mundial

La Fundación Lumbini continúa con su proyecto de difundir la cultura de paz y ha celebrado una ceremonia religiosa como acto de bienvenida oficial al Buda Mahar Karuna, el Buda de la Compasión.
En la misma, José Manuel Vilanova, Presidente de la Fundación Lumbini Garden, ha destacado la importancia de “ser bendecidos para comenzar a construir este centro de la paz mundial”. Además, ha señalado la importancia de materializar en Cáceres un centro budista, “que englobe toda la tradición oriental, para potenciar el budismo en Europa”. Así, se trae la espiritualidad a una sociedad “harta del materialismo”.

“Gracias a la llegada y bendición de este Buda —ha resaltado también el presidente de la Fundación Lumbini— se pone la primera piedra en cuanto a formas porque el contenido no es cuantificable”.

Por su parte, Luis Salaya, alcalde de Cáceres, ha calificado este día como “especial” y ha puesto al gran proyecto budista de Cáceres como ejemplo de que “las ciudades pequeñas también podemos crecer”.
De igual modo, ha recordado el pasado de la ciudad en la que convivieron las tres grandes religiones monoteístas: judía, musulmana y cristiana, y ha declarado que es “motivo de orgullo” que ahora tenga también presencia el budismo.
“Cáceres será un punto de conexión desde el oeste para buscar espacios de entendimiento. Un punto de encuentro entre religiones y cultura de paz”, ha sentenciado.

Ha intervenido también el director del comunicación del Puerto de Valencia Vicent Palací, que ha detallado que han pasado por el Edificio del Reloj casi 2.500 personas. Igualmente, ha confirmado que la ceremonia civil fue visualizada por 2.000 personas de una decena de países, que hoy continúan generando audiencia a través de redes sociales.

Han participado también representantes de todas las comunidades religiosas. Vicente Collado (Comunidad Cristiana) Miembro del Foro Interreligioso Internacional; Vicente Mota (Comunidad Islámica) Imán de la mezquita de Valencia; Isaac Sananes Haserfaty (Comunidad Sefardí), Presidente de la Comunidad Israelita de Valencia y Geshe Lamsang (Comunidad Budista), Director espiritual del centro Nagarjuna de Valencia. Todos han destacado la importancia de la paz y la tolerancia en tiempos tan convulsos como los actuales y la necesidad de crear puntos de encuentro para afrontar retos como la pobreza, la desigualdad o el cambio climático.

Posteriormente, el llamado ‘pintor de la paz’, Antonio Camaró, ha presentado su obra ‘Zeosis’ y ha entregado litografías a los representantes.

Por último, ha tenido lugar la ceremonia religiosa para bendecir y consagrar al Buda Karuna.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here