Un paso adelante para el centro budista de Cáceres
Pabellón de Nepal en la Expo de Milán que se instalará en el cerro Arropé de Cáceres - EXPO

La Fundación Lumbini, promotora de la construcción de un centro budista en Cáceres, ha solicitado permiso para instalar en el cerro Arropé el pabellón que Nepal llevó a la Expo de Milán (Italia) en 2015, como punto de partida del proyecto hasta que se modifique esta zona, que actualmente cuenta con la protección medioambiental como Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), para erigir el proyecto en su totalidad. 

Así lo ha confirmado este miércoles el alcalde de Cáceres, Luis Salaya, que ha tildado la propuesta como «muy interesante», pues se trataría de una instalación temporal compatible con la ZEPA y que acogería un centro de interpretación del budismo.

Antes de esta idea se había planteado otra instalación pero «era muy grande y demasiado agresiva con el terreno», ha señalado el regidor cacereño, por lo que se descartó porque «era prácticamente seguro que no iba a ser compatible con los usos de la SEPA».

A partir de aquí, se comenzó a trabajar en este otro proyecto de traer el pabellón que Nepal llevó a Milán. Esta arquitectura está realizada a base de infraestructuras de maderas desmontables en forma de templo, por lo que todo parece indicar que «sí va a reunir las condiciones para poder ser compatible con la ZEPA».

«Eso permite tener un centro de interpretación y un avance del proyecto muy atractivo, bonito e interesante, en el caso de que finalmente sea posible, que hace que arrancar el proyecto y que se comience ya sin tener que esperar a la modificación de la ZEPA para poder empezar», ha argumentado Salaya.

Con respecto a los plazos «debería ponerse en marcha en los próximos meses», ha declarado, aunque depende de los informes técnicos pero «no debería tardar mucho», ha concluido el regidor en declaraciones a los medios este miércoles en el ayuntamiento cacereño.

Centro budista de Cáceres 

Cabe recordar que el centro budista contaría con una inversión de unos 25 millones de euros que provendrán de varios gobiernos asiáticos, además de donaciones filantrópicas y aportaciones privadas. El complejo tiene proyectado un templo, una residencia para una veintena de monjes, jardines y otras dependencias para fomentar el turismo espiritual. Además, se construiría un gran Buda, de unos 40 metros de altura y 20 metros de pedestal, que sería la más grande del mundo.

El cerro Arropé donde se ubicaría este centro budista es ZEPA y, actualmente, no permite este tipo de intervenciones. Por esta razón, la Junta de Extremadura ha comenzado el expediente para modificar la protección ambiental de este espacio degradado que pretende acoger un centro budista de referencia para occidente.

 
FuenteEuropa Press/Avuelapluma

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí