Sergio Rey, Vicesecretario General del Partido Popular de la provincia de Cáceres. Cedida.

Sergio Rey nos habla sobre los retos a los que se enfrenta la provincia y las medidas más urgentes para hacer frente a problemas como la despoblación, el desempleo, las personas mayores o la sanidad pública

 

 Habla usted de “devolver la ilusión” a la provincia de Cáceres. ¿A qué se refiere?

Estamos viendo cómo nos quedamos estancados comparando nuestro desarrollo con el de  otras provincias, y no vamos a consentir ningún tipo de discriminación para los cacereños. El Partido Popular representa el centro, y desde aquí debemos construir el futuro.

En el último Comité de Dirección de los populares de la provincia de Cáceres, presidido por Laureano León, se marcaron los objetivos prioritarios para devolver la ilusión y erradicar los problemas que están arrastrando la falta de oportunidades en los municipios.

¿Qué problemas son esos?

La despoblación, la falta de empleo y oportunidades son la mayor “lacra” que acontece en nuestros pueblos, y estamos dispuestos a trabajar sin descanso para ofrecer un proyecto alternativo en la provincia que dé soluciones reales a las necesidades existentes.

Pero la Junta está intentando atraer fuertes inversiones para las zonas rurales, ¿no opina lo mismo?

Hay que centrarse en la realidad y dejarse de tantos anuncios y propaganda. Necesitamos soluciones urgentes a los problemas reales, en vez de tantos proyectos futuristas. Es muy injusto que Plasencia siga con el estado lamentable de la Avenida Martín Palomino, que Coria esté discriminada en inversiones en los presupuestos de la Comunidad Autónoma o que Jaraíz de la Vera todavía no tenga abierta la sala de rayos X, por citar algunos ejemplos concretos.

Esta provincia necesita acercarse a la verdad de las deficiencias que existen en nuestro territorio. Los ganaderos deben tener accesos a sus tierras con caminos en perfecto estado, que solo los Ayuntamientos no pueden hacer frente al elevado coste que ello conlleva. Hay que ayudar a los jóvenes que quieran continuar con la ganadería o agricultura, potenciando con medidas claras y concretas que puedan por lo menos darle estabilidad a la hora de tener que hacer frente al inicio de la actividad.

¿Cree que las medidas que recoge la Ley contra el Despoblamiento Rural en Extremadura son suficientes?

No, es un ejercicio de intenciones que se queda a medio camino. Un autónomo de pueblo, no puede tener los mismos pagos que un autónomo de Valladolid, puesto que no tiene las mismas posibilidades de ganancias en ingresos.

Medidas que buscan fijar población joven en el territorio… ¿y los mayores?

Son los grandes olvidados. No podemos dejar a nuestros mayores, que en su caso suelen tener pensiones según la media de unos setecientos euros, que tengan que quedarse sin poder entrar en una residencia de ancianos porque el coste mínimo se eleva a mil doscientos euros; y tenemos que potenciar y subvencionar la construcción de residencias de ancianos en los municipios, donde la administración les cobre el 75% de su pensión, de esta forma ofrecemos un bienestar a los mayores, fijamos población y se crea empleo, pero para ello debe existir una apuesta firme y real de las administraciones competentes que ayuden a los Ayuntamientos a poner en marcha esos proyectos.

Usted ha sido muy crítico con los servicios de atención primaria en zonas rurales. ¿Sus demandas han tenido respuesta?

No, y te cito un ejemplo. Trujillo y los municipios de los alrededores, necesita que se restablezca la atención de urgencias hospitalarias veinticuatro horas en el Centro de Alta Resolución, que los servicios de ambulancia de la provincia cubran las necesidades de los pequeños pueblos, y que ningún consultorio se quede sin médicos. Las soluciones a estos problemas no pueden alargarse más tiempo.

Valencia de Alcántara y la comarca, reclama a gritos medidas concretas para mantener servicios y restablecerlos. Servicios ferroviarios, atención sanitaria digna. No se pueden recortar los servicios de soporte vital básico y las UP en las zonas rurales, porque existen un porcentaje muy elevado de la población que no dispone de vehículos propios o familiares cercanos para llegar hasta el centro de atención médica más próximo.

¿Y sobre el transporte público e infraestructuras?

Es vital mantener el transporte público que dé servicio en las zonas rurales para la conexión con las ciudades o puntos de referencia, ya sea con líneas de autobuses o con convenios de taxis rurales; sobre todos los municipios más pequeños necesitan de este recurso para poder acudir a citas médicas y otras tareas de la vida cotidiana.

La Comarca Sierra de Montánchez, por ejemplo, necesita medidas de seguridad inmediatas en la carretera 206 (Cáceres-Medellín), mejora del firme, balizas, etc., hasta que sea una realidad la conversión o nuevo trazado a una autovía Cáceres-Miajadas.

Asimismo, La Diputación y la Junta deberían de mediar y llegar a un convenio de acuerdo para dar solución al precario estado de la carretera que une la EX – 205 hasta Moheda de Gata, puesto que es la vía más transitada por todos los vecinos de la sierra.

Usted es alcalde de Madrigalejo y municipalista. Desde su responsabilidad al frente del consistorio, ¿cree que las administraciones atienden sus demandas?

No, llevamos años reclamando que se atiendan los problemas reales.

Hay que escuchar a todas las comarcas, a todas las localidades, porque son quienes saben las necesidades reales para poner encima de la mesa los proyectos necesarios que eliminen todos esos problemas.

No se puede entender, por ejemplo, que las administraciones no atiendan la demanda de la mayoría de los vecinos de Navalmoral que no quieren una barrera que dificultará el crecimiento social, urbanístico y económico de la ciudad, y que prefieren un soterramiento en las obras del futuro tren de alta velocidad.

¿Cambiaría algo si gobernasen ustedes la provincia?

Escucharíamos y actuaríamos en consecuencia.

Nuestra obligación es escuchar personalmente a nuestra gente, a la gente que día a día se esfuerza por seguir contribuyendo al desarrollo de sus municipios y a buscar alternativas que generen bienestar y empleo. No estamos aquí para hacer promesas, estamos aquí para construir todos juntos un proyecto de provincia que fortalezca e impulse a todos los municipios, cada uno dentro de sus posibilidades y juntos, para que, en 2023, hagamos realidad todos los proyectos que son tan necesarios en la provincia de Cáceres.

El Partido Popular cacereño, está preparado para coger las riendas de esta provincia y contamos con todos los que se quieran sumarse al único proyecto que puede sacar del pozo del olvido a la provincia de Cáceres. Ha llegado el momento de alzar la voz.

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here