¿Secuestro de la amígdala o te volviste loca?
Foto de Andrea Piacquadio: https://www.pexels.com/es-es/foto/mujer-en-camiseta-sin-mangas-gris-3812739/

¿Qué es un secuestro de amígdala? Y no hablamos de la garganta sino del cerebro primitivo.

El secuestro de la amígdala es una respuesta emocional al estrés, que a menudo se considera una pérdida de control de las emociones. Exageradamente ante un provocación minúsculo como cuando nos enfadamos de forma violenta o innecesaria es decir te pones hecha una fiera y sale hasta lo de la callejina, por ejemplo, cuando nuestra pareja tarda en responder y es posible que no hayas estado pensando, en absoluto, qué lo que realmente sucedió es que tu amígdala te secuestró.

Y esto sucede a veces a las personas pacientes que durante mucho tiempo se controlan y mantienen a raya el estrés mucho tiempo. De repente, en un instante se anula el control de la capacidad de una persona para responder racionalmente a una amenaza percibida porque, en ocasiones, el cerebro lógico se ve afectado y reacciona de forma volcánica con estallidos emocionales causados por la amígdala, algo que puede importar más que el coeficiente intelectual. Y es que, por más que nos creamos modernos, tenemos una estructura antigua, la amígdala, que está diseñada para responder rápidamente a una amenaza, ya sea que la amenaza sea real para la supervivencia o no.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Circe Garlito (@circelabruja)

La amígdala en forma de almendra está situada en el cerebro medio, del sistema límbico. Se habla de ella como el centro emocional del cerebro humano y juega un papel en el miedo y la respuesta de lucha o huida, así como el procesamiento de emociones en los recuerdos asociados con el miedo o el placer.

De modo que no te asustes si tienes un temperamento volcán y, de vez en cuando, explota y se derrama sobre todo lo que te rodea. No puedes evitar tu humanidad, o mejor dicho tu preciosa animalidad. No te juzgues ni te castigues, conócete y procura decir las cosas claramente de forma regulada de vez en cuando, para regular en lo posible esta respuesta devastadora que casi siempre se produce en el momento más inoportuno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí