Entrevistar a Santi Senso es embarcarse en un viaje sin retorno hacia el amor y la emoción. El creador de los fantásticos ‘Actos Íntimos’ y tras ese deseo de ‘Parir, volver al vientre’, que ha mostrado por medio mundo, regresa a Cáceres, su ciudad natal, cargado de proyectos: la exposición ‘El Cristo de la Vulnerabilidad’, que se puede ver hasta el 30 de abril en la Sala Pintores 10 y que muestra retratos de Santi Senso, encarnado como Jesucristo, en diferentes técnicas y de varios autores; su interpretación del hijo de Dios en la Pasión Viviente de Cáceres esta misma tarde y la obra ‘La Tetraplegia de Cor’, en la que narra experiencias de su infancia y adolescencia en Cáceres, donde aprendió que pese al odio, el corazón sigue galopando. 

Vulnerabilidad, amor por la tierra, alegría, fragilidad, poder o soledad, todo junto en una especie de túrmix espiritual que se convierte en el hilo conductor del arte de este cacereño. Bienvenidos al universo de Santi Senso.

 

Empezamos por una de tus facetas desconocidas, las artes plásticas, y la exposición ‘El Cristo de la Vulnerabilidad’, ¿cómo surge este proyecto?

Pues sí, es una disciplina artística desconocida para mí. Tengo que decirte que tengo repartidas por el mundo, por casas, por galerías de arte, libros, revistas, obras inspiradas en mi rostro, en mi forma de ser, en mi oratoria, en mi pulsión con mi lenguaje de los ‘Actos Íntimos’ y que los que pintores y pintoras plasman así mi ser en un lienzo. Para mí es muy curioso ver la plasticidad de mi rostro en una obra artística, en una hoja de papel, en una tabla o en una lámina.

No es la primera vez que se hace una exposición en torno a mi imagen, mi ser, mi pulsión, pues hace ya 10 años mostramos ‘EGOsenso’, dónde pintores, fotógrafos, directores de cine, cantantes, poetas, creadores audiovisuales y dramaturgos, bueno… ¡incluso hicieron un vino y galletitas con mi sabor! Fue el principio para que allá donde voy me pinten o hagan esculturas con mi cuerpo.

La segunda intervención fue con ‘Parir, volver al vientre’, donde trabajamos en cómo sería mi cuerpo embarazado. Fue muy fuerte porque plasmaron tanto mi deseo de parir como el propio deseo de esos artistas por ver como ver cómo sería el cuerpo de Santi Senso embarazado. Todo esto se expuso y se recogió en un libro.

Lo que se puede ver ahora en la Sala Pintores 10 sirve como antesala a La Pasión Viviente, que será este jueves y en la que interpreto a Jesucristo. Este proyecto ha nacido porque sigo trabajando en conocerme junto a la plasticidad de autores extremeños, que se están formando en la Escuela de Bellas Artes de aquí, pintores y pintoras extremeños, así como de otras comunidades autónomas como Málaga, Barcelona e internacionales, como Londres, Uruguay, Chile, Venezuela.

Sobre todo surge de esta curiosidad por conocerme, por aceptarme, por cómo me ven los demás, en este caso a través de la cultura, para conocerme, aceptarme. Me resulta muy abrumador, pero también gratificante escuchar cómo te ven los demás: es algo hermoso, muy poderoso y muy revelador. Sobre todo hay una confrontación que ven en mí con la figura de Jesucristo porque es mi rostro con la estética e iconografía religiosa, aunque con diferentes visiones, unas más barrocas, otras más contemporáneas y es ‘relindo’ conocer qué es lo que ven en mi los pintores y pintoras que pueden dar la mano o abrazar a ese Jesucristo.

¿Cómo valoras que la Diputación de Cáceres muestre su apoyo a este tipo de proyectos?

Bueno, es un temazo esta pregunta porque me haces reflexionar entre el agradecimiento, la petición, la fortuna. Yo soy muy afortunado porque esto es un acto reivindicativo entre un hogar, una casa, entre un acto de generosidad hacia la cultura, hacia los ciudadanos y ciudadanas, hacia el turista.

La Diputación de Cáceres, y esto lo digo con todo mi amor, que siempre, siempre, siempre, me han acogido en muchas cosas, en actos que han organizado ellos y a la vez, cuando he solicitado algo me han abrazado.

No obstante, aquí viene una petición, con amor, para el amor, y desde el amor, el amor a los ciudadanos y ciudadanas de Cáceres, al turista, es que los espacios que acogen arte de la institución abran los sábados y los domingos, porque es cuando el ciudadano de Cáceres sale de trabajar y puede disfrutar de los espacios culturales y del arte.

 ¿Cómo es tu concepción de un ‘Cristo vulnerable’? ¿se acerca a la tradición religiosa o tiene más que ver con la parte espiritual del ser humano?

 Cuando escuchamos la palabra, el latir, el estado, las emociones que encierran, habitan y abrazan a la vulnerabilidad, siempre nos recuerdan a que nos van a hacer daño. Se trata de una especie de desnudez emocional, que rompe con muchas cosas. Te puedes sentir frágil, débil o en un estado de soledad, de amargura, de tristeza y me parece muy fuerte que solo se identifique con cosas tan negativas.

Sin embargo, para mí, aunque no niego lo anterior, la vulnerabilidad también sonríe. También es felicidad, también es alegría, es hermoso que un Cristo, que como dices, tiene que ver con la religión pueda ser también el Cristo del Poder, porque la vulnerabilidad también es poder, o el de la Tristeza, el de la fragilidad, del amor, de la felicidad… yo creo que todo unifica a este ‘Cristo de la Vulnerabilidad‘ con todos esos sobrenombres que se le da a estos cristos.

Al final es unificar la pulsión de Jesucristo, un estado tan fuerte de desnudez emocional, de apertura da lugar al cristo de la vulnerabilidad.

También es muy importante para mi la fe en las personas. Yo tengo mucha fe en las personas, tú, mi madre, mi padre, mi pareja, el charcutero, la frutera… tienen fe en un dios. Yo, que voy mucho a comunidades indígenas en Latinoamérica, veo que tienen fe en la montaña, el Sol, la Tierra, la Luna… gente que tiene fe en sus religiones y a mi me hace ser un ser muy poderoso porque yo tengo fe en las personas y tengo una convicción muy fuerte. Esa confianza que yo deposito en los demás activa algo muy fuerte y muy poderoso en esas personas que agarran las situaciones con mucha fuerza y un poder muy colocado porque el poder es poderoso y más bonito cuando se brinda en un acto de generosidad en los demás. Por eso, al ‘Cristo de la Vulnerabilidad’ le habita todo este sentir que te comento. Es un acto de fe muy hermoso en las personas. A través de la vulnerabilidad de las personas sale este amor, esta felicidad, esta amargura, esta tristeza, esta todo unificado ahí.

De este ‘Cristo de la Vulnerabilidad’ enlazamos con la Pasión Viviente ¿puedes adelantarme algo sobre tu interpretación?

Me siento muy vivo. Hay algo muy lindo que es viajar atrás, yo lo transito mucho, para saber quién fui y aceptar quien soy hoy sin proyectarme un futuro cierto, sino más bien incierto en el que hay que danzar, bailar, saltar… es viajar atrás para conectar con mi Colegio Diocesano, con la iglesia de Guadalupe de mi barrio en Hispanoamérica, es rememorar cuando yo salía por la parte antigua, es viajar por toda mi infancia y adolescencia en Cáceres, que está conectado con el casco histórico, con la iglesia, con la religión, con Jesucristo… ahora me toca, no revivir, sino vivir yo a través de la mirada de otros; de los compañeros de reparto, de Caifás, de María Magdalena, de todos los Apóstoles, de la mirada de Marco Yepes, el director, de los cantantes, del coro y del público. Voy a mirarles a los ojos desde la parte más interna, desde la parte más espiritual, más de reflexión interpretando a Jesucristo.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de #Actor #Director #ActosIntimos (@santisensoperdido)

Me voy a ver rodeado de mi infancia, de todos los rituales y ceremonias religiosas por las que he tenido que transitar por mi educación católica, por mis vivencias en la parte antigua, por mi trabajo como actor, desde bien pequeño en la parte antigua, he paseado por mi familia, he visto muchas representaciones de San Jorge y ahora yo voy a dejar un legado en esta Pasión Viviente. He actuado en el Festival de Teatro Clásico como actor, con mi Compañía Actos Íntimos, y ahora, como una cosa mucho más profunda pero muy terrenal (porque la espiritualidad para mí no es etérea, no es celestial) y ha trascendido toda esta religión y educación católica. Ahora ha cambiado el paradigma fuerte de la espiritualidad, algo que también me lo han enseñado las comunidades indígenas. Yo soy muy tierra y este Jesucristo es muy tierra, es muy humano, muy vivo, más que divino.

Para terminar, subes el telón del Gran Teatro con la ‘Tetraplegia de Cor’, ¿por qué es tan importante seguir danzando?

Hay que seguir danzando, trotando, cabalgando, irnos al desboque, para que esta vida tan vertiginosa no nos paralice. De esto hablo en la ‘Tetraplegia de cor’, del miedo que no paraliza sino que moviliza desde pequeño. A mi nunca me han paralizado los actos de bulling, de acoso escolar, actos de racismo, xenofobia o clasismo que yo he vivido. Tengo que decirte que no solamente los he vivido yo, si no que también lo he sufrido a través de  en amigos y amigas, sobre todo el machismo y en la idiosincrasia de esta ciudad de Cáceres.

El 9 de abril en el gran teatro vamos a danzar, trotar y a ‘bailarnos’. Ese danzarnos es ofrecernos a un acto de entrega, una entrega a algo que para mí, afortunadamente, está sanado y lo puedo contar, pero hay mucha gente en el patio de butacas que igual no han sanado esa violencia verbal y física, ese bulling o ese machismo. Lo que yo quiero es que todo trascienda al amor a través de estas vivencias personales que hoy en día puedo contar desde la alegría, la ilusión, la transformación.

Además, todo estará acompañado por bailarines de África, de Latinoamérica, porque hablamos del racismo, no solo por el color, su genero, su sexualidad o identidad. De alguna manera, todos y todas hemos vivido actos de odio. Esta obra va de hacer apologías del amor y no del terror para aniquilar por fin actos de guerra, de odio y nos construyamos en actos de amor.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de #Actor #Director #ActosIntimos (@santisensoperdido)

Esta obra es muy fuerte y muy poderosa porque voy a desnudar los testimonios y las vivencias que yo tuve al contar la historia de mi vida, de tu vida, la de mi madre, la del vecino… todos formamos parte de la vida de los demás. Va a haber muchos y muchas reflejada en la vida de los demás. La ‘Tetrapejia de Cor’, como su nombre indica, es corazón, el cor ¿qué pasa cuando alguien se queda paralizado ante un acto de bulling, de terror, de racismo, de odio? Pero tu cuerpo paraliza pero tu corazón danza, galopa, va al desboque, al trote.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí