_DSC7207

La región se convierte en un referente nacional del turismo gastronómico

En Extremadura lo mismo puedes degustar comida pastoril que tomar un helado artesanal de picota del Jerte, puntero en el mercado.

Productos de la tierra, cocina conventual y fogones populares. Maridando tradición y modernidad, Extremadura se ha convertido en un referente nacional del turismo gastronómico en 2015, con Cáceres como bandera, que ostentará a lo largo de todo el año la capitalidad española de la gastronomía. Pocas regiones conjugan un abanico de ofertas donde se entremezclan la cultura, el patrimonio, la naturaleza y el buen comer.

La eclosión del turismo rural que Extremadura ha vivido en 2014, se perfila ahora con un catálogo de rutas para que el visitante descubra una región integradora, por la que han pasado un crisol de culturas, más allá de los monumentos, paisajes, costumbres o folklore. Porque viajar es también saborear la cocina de cada enclave y disfrutar de las particularidades culinarias de las comarcas que configuran la región extremeña, que cuenta con uno de los elencos más extensos de Denominación de Origen de toda España.

Ruta del Vino Ribera del Guadiana

Cerca de una veintena de municipios de Badajoz forman parte de la Ruta del Vino Ribera del Guadiana. Recorrer esta ruta supone conocer prácticamente cada rincón de las comarcas de Tierra de Barros, Zafra y Río Bodión.

Una ruta auténtica y novedosa que permitirá que viajen tus sentidos, ya que te ofrece la posibilidad de realizar multitud de actividades: visitar bodegas, realizar catas y compartir mesa y mantel con los mejores caldos maridados con los productos estrella de la gastronomía extremeña. Experiencias que puedes completar visitando el Museo de las Ciencias del Vino en Almendralejo. Y lo mejor es que puedes organizar tu viaje a medida.

Yacimientos arqueológicos, restos de villas romanas, necrópolis, monasterios y castillos, ejemplos de arquitectura mudéjar o solariega… Realiza tu viaje a medida, recorriendo esta ruta en cualquier época del año.

Ruta del Jamón Ibérico Dehesa de Extremadura

Diversas comarcas de Badajoz y Cáceres forman parte de esta ruta en la que el jamón ibérico comparte protagonismo con la naturaleza, representada en su máxima expresión: la dehesa extremeña.

La Ruta del Jamón Ibérico Dehesa de Extremadura recorre 33 municipios de la provincia de Badajoz y 19 de la de Cáceres.

En Jerez de los Caballeros y en Monesterio tienen lugar dos de las ferias más significativas del mundo del jamón ibérico: El Salón del jamón ibérico y el Día del Jamón, respectivamente, siendo esta última cita declarada Fiesta de Interés Turístico de Extremadura. Merece la pena acudir para presenciar el arte de los cortadores de jamón en alguno de los concursos que se organizan.

La matanza didáctica de Llerena, que se celebró el fin de semana pasado, es un acontecimiento especial en torno al sacrificio del cerdo; donde más de 4.000 viajeros visitaron la plaza de España para asistir a la más veterana e importante matanza didáctica regional.

No puedes abandonar esta ruta sin pasear por la ciudad ilustre de Fregenal de la Sierra. Los jamones de este municipio son de los mejores del itinerario, pues se realizan con métodos vanguardistas pero sin dejar de lado la tradición. No en vano, los jamones ibéricos de Fregenal se han ganado a base de buen hacer el sello de la Denominación de Origen “Dehesa de Extremadura”.

_DSC1864Ruta del queso

La riqueza gastronómica de la región se traslada al mundo del queso a través de tres denominaciones de origen como: Torta del Casar, Queso de La Serena y Queso de los Ibores.

La Ruta del Queso recorre toda la región a través de visitas a zonas productoras, queserías, museos y centros de interpretación, restaurantes, bares de tapas, comercios y empresas de actividades relacionadas con la cultura del queso extremeño, que busca el conocimiento y el incremento de las ventas de este producto.

Tajo Internacional: Destino Gastronómico

Un viaje gastronómico por el Tajo Internacional. Esto es lo que te proponen restaurantes, alojamientos, comercios, empresas productoras (almazaras, secaderos, queserías) y empresas de actividades que se han unido para proyectar el Tajo Internacional a través de experiencias culinarias.

A través de esta propuesta de turismo experiencial se puede disfrutar de la historia, de la cultura, de lo natural, de las tradiciones y el esmero de una cocina transfronteriza.

Ruta del Valle de la Cereza

El Valle del Jerte, el valle de las cerezas, tiene una extensa gastronomía, basada en los productos derivados del cerdo, las cerezas (mermeladas, aguardientes, helados, gazpacho), cabrito, migas, calderetas, patatas revolconas, sopas, buñuelos y roscas de pobre.

El Valle del Jerte alcanza una gran belleza en primavera, cuando el manto blanco de la floración de los cerezos origina una estampa inigualable, que no tiene parangón en toda España.

La naturaleza no tiene ni hora ni fecha exacta, aunque el mejor momento suele ser a finales de marzo y principios de abril cuando la floración está en su mayor esplendor. Aun así, cualquier época es buena para pasear por los pueblos y descubrir este inagotable valle, que en verano alberga innumerables piscinas naturales, entre las que destaca la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, incluida dentro de la “Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura”.

Entre mayo y agosto, el Valle del Jerte rendirá tributo a su “oro rojo” con las actividades de la ‘Cerecera’, una propuesta cultural que se desarrollará en los once municipios de esta comarca cacereña.

Jornadas gastronómicas de la Cereza Picota, feria de la cereza, degustaciones gastronómicas y catas, jornadas de puertas abiertas en las cooperativas del Valle, propuestas deportivas, competiciones, juegos y concursos, música o artesanía componen una intensa agenda de actividades durante los meses de mayor dinamismo de la zona.

Sin-título-1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here