¿Pueden las mascotas transmitir patógenos?

Un grupo de investigadores de Alemania han identificado bacterias genéticamente idénticas y resistentes a diversos fármacos en los seres humanos y sus mascotas. Este dato aporta que la transferencia entre humanos y animales es posible en este contexto. No obstante, sólo se encontró un pequeño número de casos, es decir, las mascotas no son una fuente importante de infecciones resistentes a los antibióticos en humanos.

Este estudio está investigando la importancia del cuidado de mascotas en la infección de pacientes hospitalarios con organismos multirresistentes a los medicamentos (MDRO, por sus siglas en inglés). Está investigación tiene el objetivo de esclarecer el papel potencial de las mascotas como reservorios de MDRO.

Hay que aclarar que los MDRO más comunes en los dueños de mascotas son: ‘Staphylococcus aureus’ resistente a la meticilina (MRSA), enterococos resistentes a la vancomicina (VRE), enterobacterias resistentes a la cefalosporina de tercera generación (3GCRE) y enterobacterias resistentes al carbapenem (CRE).

Para evaluar el contacto con los animales domésticos como factor de riesgo de la colonización con uno de los patógenos antes mencionados, los investigadores hicieron preguntaron a los dueños de las mascotas sobre los factores de riesgo conocidos y su contacto con perros y gatos. Además, se ha tenido en cuenta el número de mascotas en el hogar, la cercanía del contacto y las enfermedades, así como el tratamiento médico de las mascotas.

Para examinar la relación genética entre las MDRO de los seres humanos y las mascotas, los investigadores recogieron hisopos nasales y rectales de los participantes en el hospital y sus mascotas para analizarlos. Se estudió la relación genética entre los organismos multirresistentes a los medicamentos de las muestras de los participantes y sus mascotas mediante la secuenciación del genoma completo (WGS).

Entre los primeros 1.500 participantes, 495 (33%) dieron positivo. En total, 296 participantes (20%) tenían al menos una mascota (entre 1 y 5 mascotas). Además, el 38% de estos propietarios (112) dieron positivo en las pruebas de MDRO. En este sentido, no hubo diferencias importantes en la proporción de propietarios de mascotas entre los casos y los controles. Un análisis ulterior de los factores relativos al estado de salud de los animales domésticos y la proximidad del contacto con ellos tampoco mostró diferencias significativas entre los casos y los controles.

Por el momento, en este estudio en curso se han analizado muestras de 77 perros y 71 gatos de 112 propietarios de mascotas. Entre ellos, el 14% de los animales de compañía (23 perros y 1 gato) dieron positivo en una MDRO cada uno. En dos casos, las MDRO de un perro y su dueño eran fenotípicamente iguales. Así, los patógenos que coincidían fueron VR ‘Enterococcus faecium’ y 3GCR ‘Escherichia coli’. El análisis genético fundamentado en un enfoque de comparación de genes confirmó que las parejas coincidentes eran genotípicamente idénticas en el perro y el dueño.

“Este análisis de los datos preliminares no mostró diferencias significativas en el cuidado de las mascotas o en la cercanía del contacto con las mismas entre los pacientes hospitalarios MDRO-positivos y MDRO-negativos. La transmisión de la MDRO entre el hombre y el animal se confirmó solo en el 1,8 por ciento de los 112 propietarios de mascotas y sus respectivos animales domésticos. Hasta ahora, los datos preliminares no indican que el cuidado de los animales domésticos sea un factor de riesgo significativo para la colonización por MDRO en pacientes hospitalarios”, finalizan los autores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here