España es el país que más ensayos contra el coronavirus ha probado
La Asamblea General de Farmaindustria elige por unanimidad a Martín Sellés como nuevo presidente de la patronal. Archivo.

España es el país europeo que más ensayos contra el coronavirus COVID-19, ha aprobado. De esta manera, se posiciona como el cuarto a nivel mundial, según ha informado el presidente de Farmaindustria, Martín Sellés, a los miembros del Grupo de Trabajo de Sanidad de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados.

Así, Sellés ha subrayado cómo la crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto la capacidad de respuesta de la industria farmacéutica en España. En este sentido, ha resaltado que no ha habido problemas de suministro, donde, en colaboración con la Agencia Española de Medicamentos, distribuidores y farmacias, se ha conseguido que «los 25 millones de españoles que toman todos los días algún medicamento los tuvieran».

Las 82 plantas de producción españolas, a pleno rendimiento

«Para ello, ha añadido, nos hemos asegurado de que las 82 plantas de producción de medicamentos que tenemos en nuestro país funcionaran a pleno rendimiento, aun en las semanas más duras, con unos planes de contingencia robustos que han funcionado adecuadamente, y también hemos trabajado para que los medicamentos que se producen en el exterior llegaran a España en tiempo y forma, evitando acopios por parte de terceros países», ha declarado.

Igualmente, el presidente de Farmaindustria ha comentado a los diputados que durante la pandemia la industria ha movilizado una cantidad de recursos científicos y económicos «sin precedentes». El objetivo es encontrar cuanto antes un tratamiento o una vacuna «eficaces». En este ámbito, según Sellés ámbito en el que ha asegurado que España tiene un «protagonismo importante» gracias a los años de trabajo colaborativo entre administración sanitaria, hospitales, investigadores, pacientes y compañías farmacéuticas.

«Con más de 80 ensayos clínicos con medicamentos para luchar contra la pandemia, somos el país europeo que más ensayos ha aprobado y el cuarto a nivel mundial, y está previsto que más de 25.000 pacientes participen en ellos», ha insistido, para destacar el desafío que, en las vacunas, implicará la producción a gran escala.

Se podrían producir más de 10.000 millones de vacunas

Y es que, tal y como ha sugerido Sellés en la Cámara Baja, puede que se tengan que producir más de 10.000 millones de vacunas en el caso de que cada persona necesite dos dosis.

En esta línea, ha subrayado el compromiso de la industria para producir a riesgo. Esto quiere decir, empezar a producir antes de que la vacuna esté aprobada, para poder iniciar la vacunación de forma inmediata para cuando se apruebe. Además, las vacunas y los tratamientos tendrán precio asequible y un acceso equitativo en todos los países.

Empleo de calidad

Por otro lado, Sellés ha puesto en valor que la industria farmacéutica en España es uno de los sectores «más avanzados» en la generación de empleo de calidad. De hecho, cuenta con un 94% de empleos indefinidos, frente al 73% de la media nacional, con dos de cada tres trabajadores titulados universitarios y con casi uno de cada tres empleos para menores de 29 años.

«Entre empleo directo, indirecto e inducido, este sector ocupa a más de 200.000 personas y, en el caso del empleo directo, más de la mitad son mujeres. Podemos proporcionar empleos de calidad, y en especial empleo juvenil. Podemos crecer y aportar a nuestro país empleos cualificados, con proyección y vinculados a la innovación», ha asegurado.

De igual modo ha enfatizado el compromiso que puede asumir la industria farmacéutica con un incremento de la inversión industrial. Así, podría crear nuevas plantas de producción de medicamentos en España, modernizando las actuales o ampliando algunas de las 82 existentes.

«Tenemos que reindustrializar Europa y, sobre todo, España para evitar esa dependencia tan elevada»

Al su vez, Sellés ha recordado que se ha puesto de manifiesto durante esta crisis la necesidad que tiene Europa y sobre todo, España de recuperar producción de principios activos y medicamentos que se han ido deslocalizando en los últimos años en países de Asia.

«Hemos aprendido que dependemos demasiado de China y de India; casi todas las materias primas y un gran número de productos sanitarios se producen allí. Tenemos que reindustrializar Europa y, sobre todo, España para evitar esa dependencia tan elevada», ha explicado.

Por último, ha declarado que cuando haya tratamientos y vacunas desaparecerá la incertidumbre y el miedo, y volverá la confianza. «Y eso es crítico para la crisis sanitaria, pero también para la crisis económica», ha zanjado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here