El PSOE derriba una propuesta contra el recorte de plantillas en la educación pública
El diputado de Unidas por Extremadura Joaquín Macías, en la Asamblea.

El Grupo Socialista ha tumbado, gracias a su mayoría absoluta en la Asamblea de Extremadura, una propuesta de impulso presentada por Unidas por Extremadura y apoyada por PP y Ciudadanos en la que pedían, dadas las características “especiales” del próximo curso escolar, que los interinos continúen en la medida de los posible en sus centros actuales. Además, instaban a dar marcha atrás en cuanto a los recortes en las plantillas de docentes y adelantar los trabajos de organización en los centros educativos.

La iniciativa fue defendida ayer por el diputado de Unidas por Extremadura Joaquín Macías, con el objetivo de concretar las nuevas necesidades de profesorado de centros públicos. Así, el diputado de la formación ‘morada’ pedía que fueran tenidas en cuenta en la oferta de vacantes para el profesorado interino, antes del comienzo del curso 2020-21. En este sentido, pedía en la medida de lo posible de mantener al profesorado en el centro donde estuviera el curso pasado.

El objetivo de esta medida es comenzar a trabajar el curso siguiente conociendo al alumnado y las materias a impartir. De esta manera podrían recuperarse de los aprendizajes no desarrollados por todo el alumnado en el tercer trimestre del presente curso. Además, el alumnado con necesidades especiales recibirá una atención más personalizada y se segurían de manera ordinaria los aprendizajes correspondientes al curso 2020-21.

En otro punto, la iniciativa insta al Ejecutivo regional a dar marcha atrás en los recortes de las plantillas de docentes anunciados por la Consejería de Educación. Igualmente, reclama ampliar las plantillas del profesorado conforme a las exigencias sanitarias y pedagógicas extraordinarias, estableciendo un descenso de los ratios actuales, en cada una de las etapas educativas de acuerdo a sus características propias.

Por último, reclama que se terminen las tareas organizativas de los centros en el mes de julio, para que el profesorado conozca las materias que va a impartir, grupos y horarios antes de las vacaciones de agosto. Así, resultaría más fácil planificar el curso así como las adaptaciones pedagógicas y se agilice el comienzo del curso en septiembre.

Según Macías, son medidas con las que se pretende dar una respuesta a los condicionantes del final del curso actual, dado que en el último trimestre no ha habido actividad académica presencial y no se ha avanzado temario. Este hecho implica que “todos los que pasen de curso, en los primeros meses tendrán que adquirir aprendizajes” del año anterior en un arranque de curso que ha calificado como “extraño”.

En esta línea, recalcó que aún no se conocen cuestiones como distribución en las aulas ni cómo se van a reanudar las clases. Además, ha señalado que estas medidas pretenden combatir las “desigualdades sociales”.

“No es un curso normal, es un curso extraordinario y debe haber por parte de todos un esfuerzo extra”, ha dicho, para garantizar la actividad presencial y la “función social” de la misma.

Asimismo, cree necesario que en el mes de julio todos los profesores ya conozcan los cursos y las materias de las que se van a hacer cargo, de forma que cuando comiencen el curso en septiembre no se pierda más tiempo en estas cuestiones y se dedique a completar las materias pendientes de este tercer trimestre.

También ha señalado que la reducción de las plantillas planteada por la Consejería de Educación es un “error”, y más si cabe en una situación como la actual.

Contra el recorte de la plantilla de profesores

Por su parte, la diputada del PP Pilar Pérez ha coincidido en que “no tiene ningún sentido” recortar 300 profesores en este momento. De hecho, ni siquiera hay acuerdo entre el Ministerio y las CCAA acerca del inicio del curso, ni tampoco con el Ministerio de Universidades.

Aunque ha reconocido que hay menos alumnos, Pérez ha criticado el “eslogan demagógico” de la Junta y el PSOE acerca de que hay más docentes ahora que en 2015, cuando en realidad hay menos que en 2010, ya que una parte de estos profesores está contratado a media jornada.

De todos modos, y aunque mostró su apoyo a la iniciativa de Unidas por Extremadura, le ha reprochado al diputado de IU que para llevar a cabo estas medidas se necesita dinero. En este sentido le ha recordado su abstención a los Presupuestos Generales de la Junta, en los que el PP ya vaticinó que habría recortes. “De aquellos polvos, estos lodos”, ha remarcado.

Por su parte, el diputado de Ciudadanos David Salazar ha justificado su apoyo a la propuesta porque cree que contempla medidas que “se merecen los docentes” tras un final de curso que ha tenido “condiciones excepcionales”.

El diputado ‘naranja’ comparte con Macías la capacidad de la enseñanza presencial para garantizar la igualdad entre los alumnos. Por esta razón, también ha mostrado su rechazo al recorte en las plantillas, e incluso ha reclamado que se puedan ver aumentadas para poder cumplir con las medidas de seguridad que finalmente se adopten en los centros educativos.

Por último, ha señalado que quienes votan en contra de esta propuesta están votando “contra la educación pública”. “Sería votar a favor de los recortes, darle la espalda a los docentes que han estado dando el cayo, y a los niños que necesitan la educación pública, que es la única garantía que tienen para salir de la pobreza”, ha espetado.

Adaptar las plantillas a la “realidad” 

Por el contrario, la diputada socialista Piedad Álvarez ha señalado que la propuesta de Unidas por Extremadura es un “brindis al sol”. Por un lado, considera que es de “dudosa legalidad”, en concreto por la propuesta de dar continuidad al destino de los interinos, aunque ha reconocido que la propuesta como tal puede ser acertada. “No digo que la idea no sea buena”, ha señalado, además de aclarar que los interinos ya conocen su destino antes de irse de vacaciones.

En cuanto a los recortes en el número de docentes, ha considerado “demagógico” lo que se está haciendo con esta cuestión porque es consecuencia de la reducción de la natalidad. Por esta razón, ha explicado que las plantillas se “negocian”, y que los propios directores de los centros no quieren docentes que no tengan un grupo asignado. “Si hay descenso en natalidad hay que adaptar las plantillas a la realidad”, ha señalado, antes de hacer alusión a los informes técnicos señalados por la propia consejera de Educación.

Asimismo, considera la propuesta “innecesaria” en cuanto a que las tareas organizativas de la educación en cada curso se inicia en el último claustro del anterior, es decir, a finales de junio, y que en este sentido ya se trabaja en los centros durante todo el mes de julio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here