El acelerador lineal para radioterapia del Hospital Universitario comenzará a funcionar en noviembre
El Hospital Universitario de Cáceres ya tiene instalado el acelerador lineal para tratamientos oncológicos.

El Hospital Universitario de Cáceres ya tiene instalado un acelerador lineal en un búnker construido para tal fin. De esta forma, las personas con cáncer podrán recibir de radioterapia de última generación, sobre todo para los tumores. La previsión es que puedan empezar a recibir este tipo de tratamiento en el mes de noviembre, ya que ahora se está calibrando el aparato para poder ofrecer un servicio con la máxima seguridad para pacientes y sanitarios.

Se estima que se pueda atender a unos 400 ó 500 pacientes al año en el total de su tratamiento. Para ello, los profesionales tendrán que formarse para manejar la máquina py que se pueda aplicar toda la tecnología que permite el nuevo acelerador lineal.

Cuando entre en funcionamiento este acelerador, uno de los cuatros aparatos que ha donado la Fundación Amancio Ortega a la sanidad extremeña, el Área de Salud de Cáceres tendrá “por primera vez” un servicio público de radioterapia. Cabe recordar que hasta ahora los enfermos debían ser derivados a clínicas privadas para realizarse este tratamiento.

Así lo ha explicado el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, que ha visitado este lunes las instalaciones junto al director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Ceciliano Franco, y otros responsables sanitarios.

Esta tecnología instalada en el Hospital Universitario de Cáceres, ha costado 3,68 millones de euros, contribuirá a desarrollar un servicio de oncología radioterápica de “calidad”, según ha subrayado el consejero. Además, ha remarcado que permitirá ofrecer tratamientos de “vanguardia” a pacientes de toda la provincia, y también se podrán realizar tratamientos que ahora hay que derivar a otros hospitales del sistema nacional de salud.

Se trata del primer acelerador lineal instalado en la región cedido por el empresario gallego. También habrá otro en Badajoz, que se espera que esté en funcionamiento en este año 2020, mientras que los que se instalarán en Mérida y Plasencia no estarán operativos hasta 2021 y 2022, respectivamente.

Este acelerador lineal cuenta “una alta precisión”, lo que significa que se pueden tratar tumores en fases más precoces, más pequeños en tamaño. Además, lo hará con menos dosis de radiaciones, menos sesiones de radioterapia y menos efectos secundarios la persona, porque “el cálculo de la dosis va a ser mucho más preciso”, ha apuntado Vergeles.

“Además se puede combinar y localizar mejor el tumor donde tiene que incidir la radiación para acabar con las células malas y para hacer eso se pueden utilizar imágenes de TAC y de ecografía, que en otro tipo de aceleradores no se pueden simultanear ambas tecnologías”, ha explicado.

Vergeles ha recordado que con la puesta en marcha del acelerador lineal y del Hospital de Día de Oncología Radioterápica se ha dotado al hospital cacereño del servicio de Física Médica (Radiofísica) y el de Oncología Radioterápica.

“Son servicios que en este momento están realizando un trabajo muy importante en la oncología radioterápica intraoperatoria pero que con el acelerador lineal podrán culminar todo el proceso de tratamiento al paciente”, ha insistido el responsable de la sanidad extremeña, por lo que la plantilla de trabajadores se “irá incrementando a medida que se vaya aumentando la cartera de servicios en el hospital”.

Proceso de compra

Conviene recordar que el proceso de compra e instalación de los cuatro aceleradores lineales ha pasado por un proceso judicial que ya se ha resuelto. Y es que el SES inició hace más de un año un proceso de equipamiento tecnológico de los hospitales extremeños dotado con 12,8 millones de euros donados por la fundación del empresario gallego. De los mismos, 10,9 millones se han destinado a la compra de los aceleradores lineales para los cuatro principales hospitales de la región.

El concurso se adjudicó en marzo del año pasado a la empresa Varian Medical System, pero otra empresa que también había presentado una oferta, Elekta Medical, recurrió el proceso de adjudicación que llegó hasta la Comisión Jurídica de Extremadura. Este órgano dio la razón parcialmente a esta última y excluyó a la primera del proceso, por lo tuvo que adjudicarse el concurso a la segunda empresa en liza.

Posteriormente, Varian recurrió a los juzgados y se suspendió la decisión de la Comisión Jurídica. Por último, a finales de octubre del año pasado, el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) desestimó el recurso contra la decisión de adjudicación del SES, por lo que la empresa Elekta Medical ha sido finalmente la adjudicataria.

Así, el primer acelerador lineal que se ha instalado en la región ha sido el del Hospital Universitario de Cáceres. Ahora, hay que esperar unos ocho meses para calibrarlo “para dar las radiaciones justas de la forma más segura para el paciente y los profesionales”, ha recordado Vergeles. Todo este proceso lo tiene que autorizar el Consejo de Seguridad Nuclear para su entrada en funcionamiento, que se prevé para el mes de noviembre de este año.

Cafetería del hospital

En cuanto a la cafetería del nuevo hospital, cuyo servicio se presta en una carpa contigua hasta que se construya la nueva infraestructura, Vergeles ha señalado que el proyecto está pendiente de la subsanación de algunos permisos y ha recordado que esos plazos administrativos estuvieron paralizados por el estado de alarma.

“Yo espero que en breve se pueda desatascar el tema de la cafetería”, ha dicho el consejero, que además ha añadido que “lo único que cambiará es el sitio donde se toma el café porque el café es el mismo, aunque el espacio es importante”, ha finalizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here