La casa del Sol. Cuida tus palabras, aprende a bendecir

La bruja Circe

Como dice el libro, las maldiciones se perpetúan en el tiempo, atraen energía negativa y rompen el equilibrio energético y se hace con las palabras, por eso es importante cuidar nuestras palabras, los que maldicen derraman sobre otros y sobre todo sobre si, energías oscuras, basuras psíquica. Usar un lenguaje limpio y amable te beneficia a ti primero. Al hablar bien de una persona o al desear a otro salud, vida, felicidad y fortuna, derramamos, una energía hermosa, positiva, sanadora y protectora sobre esa persona, sobre nosotros y los que están cerca.

Adelante, siembra con alegría tu futuro y no habrá motivo de tristeza en el mañana. Ahora que celebramos la luz y la nueva vida, envió mi bendición, para desear lo mejor y que podáis usarlas hasta que os sea una costumbre.

Bendigo tu nombre, el suelo que pisas, la casa que habitas. Tu luz y tus sobras. Tu espíritu y tu cuerpo Tu risa y tus enfados. Bendigo tus sueños, tus metas, tus retos. Te bendigo, en la cosas sencillas, tus tareas, tu oficio, tu ocio. bendigo a los que amas, tus amigos, a quien te acompaña en la necesidad o la tristeza. Bendigo tus manos que crean milagros. que limpian, que curan. Que escriben poesías. Bendigo la vida y sus lecciones y a todos mis lectores.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here