guerrilleros piornal
Trabajo de la Armhex en el cementerio de Burgohondo (Ávila) - ARMHEX

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (Armhex) ha comenzado este pasado miércoles, día 16, las tareas para la exhumación, estudio y posible identificación de los restos óseos encontrados en el Cementerio Municipal de Burgohondo (Ávila), de tres guerrilleros antifranquistas.

Así, en cumplimiento de La Ley 52/2007, que establece medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura, así como la Ley 1/2019, de 21 de enero, de memoria histórica y democrática de Extremadura y respondiendo a la demanda de los familiares de estas personas. El proyecto se ha puesto en marcha en colaboración con el Ayuntamiento de Piornal (Cáceres).

En nota de prensa, la Armhex ha informado de que la Guardia Civil, el 23 de enero de 1947, llevó a cabo un operativo de asalto a una casa en el campo, en la que presuntamente estaban ocultos, dentro del término municipal de Burgohondo (Ávila), los guerrilleros o combatientes antifranquistas Andrés Iglesias Prieto ‘Olivero’, natural de Piornal (Cáceres), de unos 25 años; Mariano Álvarez Escobar ‘Antonio’, jefe de la partida, natural de Fuensalida (Toledo), de 29 años, y Tomás López Gutiérrez ‘Rubio’, natural de Madrid, de unos 20 años, y que fueron asesinados.

Luego les enterraron sin identificación en una fosa clandestina en el cementerio de la localidad de Burgohondo (Ávila). Después, trasladaron sus restos a un osario dentro de este mismo cementerio sin que exista ninguna mención o identificación del lugar y sin que los familiares recibieran ninguna información al respecto.

Los objetivos de esta intervención, por tanto, son exhumar y estudiar desde el punto de vista antropológico los restos óseos, además de identificar (si fuera posible) los restos óseos/llevar a cabo pruebas de ADN. Igualmente, si se consiguen identificar los restos, se los devolverán a la familia y se llevaría a cabo un acto cívico de homenaje y reinhumación en sus localidades de origen.

El tiempo previsto para este proyecto es de dos meses. De esta manera, si los restos , si los restos hallados resultaran identificados, las familias los recibirán y, de acuerdo con ellos, se llevará a cabo un acto cívico de homenaje y reconocimiento para ser enterrados en el lugar que designen sus familiares.

Mientras, si los restos hallados no resultan identificados, se procederá a la re-inhumación en el cementerio de la población donde se halla la fosa para después colocar, si es posible, una placa de homenaje con el nombre de las tres personas, fecha y las circunstancias de su muerte.

El equipo técnico está formado por el antropólogo físico Ricardo Moreno Alía, por la técnica arqueóloga/antropóloga Sara Poveda Polo, por el presidente de la Armhex y abogado José Manuel Corbacho Palacios y el historiador Ángel Olmedo Alonso. La intervención técnica va a desarrollarse siguiendo protocolos científicos reconocidos y acreditados en este ámbito.

Este es un proyecto que desarrolla la Armhex en colaboración con el Ayuntamiento de Piornal y los familiares, a través de las ayudas de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) procedentes del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática del Gobierno de España.

Además, como están trabajando en otra comunidad autónoma, la Armhex ha tenido que solicitar las oportunas autorizaciones con base en el Decreto de la Memoria Histórica y Democrática de Castilla y León, así como el pertinente permiso al Ayuntamiento Burgohondo, entidades que en todo momento y hasta la fecha han mostrado su «plena disponibilidad».

«Este proyecto arranca y se basa en los principios fundamentales del derecho a la verdad, la justicia, la reparación y el obligado deber de memoria para que no se repitan hechos similares, poniendo a las víctimas y familiares en el centro del foco de este proceso», ha remarcado la Armhex.

Con todo, se pretende recordar a los represaliados olvidados durante tanto tiempo para reparar siquiera sea moralmente a las familias que durante años han reclamado esta investigación científica, fomentando con ello valores democráticos y de los derechos humanos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here