Cómicos, a donde el viento nos lleve

”Dos cómicos errantes, maltratados por el azote del viento, llegan a un teatro. El viento se calma, la representación debe comenzar cueste lo que cueste, el público espera y quiere reírse…”. Este es el inicio de la brillante y descarnada obra ‘Cómicos, a donde el viento nos lleve’, del prestigioso dramaturgo Miguel Murillo, en colaboración con Francisco Negro, que es todo un homenaje al oficio de los cómicos itinerantes. Así subirá al escenario un espectáculo que resulta una amalgama de piezas burlescas, en su larga evolución de cuatro siglos, haciendo un guiño a los entremeses que escenificaban los cómicos del Siglo de Oro, tanto en la forma de hacer teatro como en el lenguaje.

Este viaje en el tiempo durará hasta el momento de las compañías cómicas de la Ilustración española para llegar a las últimas compañías de cómicos itinerantes de finales del siglo XX. Así, la obra cuenta la historia de dos cómicos, don Pinto Cruceiro y doña Sota de Bastos “y por la noche de copas”, que representarán un repertorio a la par que presentan las mismas penurias y desasosiegos que sus antecesores.

Será el viernes a las 20:30 h

De esta manera, se hace una radiografía del oficio de actor así como de la vida misma como de un teatro de mentiras. El resultado de todo esto es un desternillante recorrido vital y literario en el que, a través de la provocación y la risa, estos cómicos defienden el patetismo de su vida. Se trata pues de una mirada lúdica e irreverente sobre el mundo del teatro que como diría el clásico, “las más de las veces a ninguna parte”.

De igual modo hay que destacar la historia de amistad que consiguen con el público, gracias a lúcidas reflexiones sobre el mundo de las tablas como forma de vida, y un concepto de vida como un viaje errante en el que, citando a Calderón, “todos fingimos lo que somos para acabar siendo lo que fingimos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here