Cáceres tendrá feria, pero la celebrará en San Miguel

Finalmente, Cáceres celebrará la feria pero no serán en San Fernando, en mayo, sino en San Miguel, a finales de septiembre. Cabe recordar que este evento se celebraba hace unos años y ahora se recupera con el objetivo de “ganar tiempo” y poder organizar un modelo de feria seguro para evitar la expansión del coronavirus y que los empresarios del sector puedan recuperarse del bache. Tanto es así que además de atracciones, estarán permitidos los puestos de bebida y comida. 

De esta manera, se instalarán alrededor de 73 atracciones, 39 tómbolas y puestos de comida en el recinto ferial. En principio, no habrá casetas de hostelería pero no está descartado según se vaya acercando la fecha y se conozcan las condiciones sanitarias y la evolución de la pandemia en ese momento.  

El Ayuntamiento y los feriantes han llegado al fin a un acuerdo esta tarde en el que “no hay perdedores”, ha declarado el alcalde Luis Salaya, que ha estado presente en las negociaciones de esta la próxima feria de San Miguel.

Salaya ha recordado que desde el Gobierno Local se planteo que no hubiera atracciones en las que se permitiera quitarse la mascarilla en el recinto ferial si se celebraba en la fecha habitual de finales de mayo y por esta razón, no era posible instalar puestos de comida y bebida, lo que reducía mucho la rentabilidad de los empresarios, según ha reconocido el alcalde.

Ahora, gracias a este nuevo acuerdo, se celebrará una feria con todas las atracciones y con puestos de comida y bebida aunque quedan por ajustar las fechas exactas porque hay que perfilar algunos detalles. Lo que está claro que el evento se traslada a septiembre aunque continuará siendo festivo este 28 de mayo.

“Va a ser una buena opción para que los niños tengan su feria y para que los empresarios del sector, que lo han pasado muy mal también, tengan esa opción”, ha subrayado el alcalde, quien ha insistido en que para esas fechas, se espera que más del 70% de la población esté vacunada, por lo que las condiciones de celebración “serán muy diferentes a las de ahora”.

En declaraciones a los medios, una vez terminada la reunión con los representantes del sector, el alcalde ha avanzado que el festivo local previsto para San Fernando se mantiene porque también entran en juego otras circunstancias como que los trabajadores ya han hecho planes para ese fin de semana.

Con respecto a las razones para la celebración de esta ‘nueva feria’ Salaya ha explicado que esta mañana se ha recibido una oferta del colectivo empresarial para cambiar la fecha y, desde el Gobierno local, se ha recogido el guante para intentar conseguir un punto de acuerdo.

“Al final ha sido una solución satisfactoria para todos”, ha insistido el regidor, que ha reconocido que la negociación ha sido “muy dura” pero se ha encontrado un término medio en el que “nadie tiene que renunciar a su interés”, en el caso del Ayuntamiento era que no hubiese riesgo para la salud, y en el caso de los feriantes, que fuera rentable.

El alcalde ha recordado también que la de Cáceres iba a ser la “primera gran feria de Extremadura” y “a todo el mundo le costaba ceder“. Así las cosas, si se concretaban medidas restrictivas en la cita de mayo en la capital cacereña colocaba al sector en una situación complicada para negociar el resto de ferias en el calendario.

Salaya ha reconocido que las medidas que se exigían eran duras y que el Ayuntamiento de Cáceres estaba dispuesto a pagar “el precio de la impopularidad si finalmente no había feria”, puesto que al ser una feria tan grande se pueden asumir menos riesgos que en otras más pequeñas.

Con todo esto, el escenario es el mismo que en el pasado 2020, cuando se tuvo que suspender la Feria de San Fernando en mayo y se emplazó a septiembre, en torno a San Miguel, para celebrar la feria cacereña, algo que este año sí podría materializarse si las condiciones de la pandemia lo permiten.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here