big_18446390_0_600-203act-oksonrisas2015_0

La aplica “con éxito” la Asociación de padres de niños con déficit de atención e hiperactividad en las diferentes actividades de un proyecto que desarrolla gracias al patrocinio de la Fundación Caja Extremadura.

Mejorar el rendimiento social, educativo y académico de niños y adolescentes con déficit de atención e hiperactividad es el fin del proyecto ‘Aprende a Sonreír’, que desarrolla la Asociación ANDAH (Asociación de padres de niños con trastorno de déficit de atención y/o hiperactividad) de Cáceres, gracias al apoyo de la Fundación Caja Extremadura, que lo patrocina a través de su ‘Programa Sonrisas’.

Y parece que la iniciativa está logrando su objetivo. Al menos sus resultados les han hecho merecedores de algunos premios, como el ‘Shire 2015’, que reconoce “el buen trabajo de los grupos que trabajan por el trastorno de hiperactividad con déficit de atención”, y que calificó el proyecto ‘Aprende a Sonreír’ de la Asociación cacereña como “un modelo a seguir para otras iniciativas”.

El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es uno de los de mayor incidencia dentro del campo de la psiquiatría infanto-juvenil, que se caracteriza por la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad, y ‘Aprende a Sonreír’ “es una iniciativa que pone en práctica metodologías que tienen el objetivo de dotar a los niños que padecen estos trastornos de herramientas que les faciliten enfrentar diversas situaciones en su vida cotidiana”, explica el psicólogo Javier García, vicepresidente de ANDAH y profesional responsable del proyecto.

Un modelo integral

ANDAH trabaja con este proyecto en un modelo que coordina familia y colegio, junto con todas las áreas del entorno donde se desarrolla el menor afectado de TDAH, “pues este trastorno es crónico y puede cambiar sus manifestaciones desde la infancia hasta la edad adulta”.

Así, las actividades desarrolladas en ‘Aprende a Sonreír’ alternan terapias basadas en el juego, el ocio y el tiempo libre, como pretexto para fomentar las habilidades propuestas; y para abordar de forma global los distintos aspectos, también se forman grupos de padres y madres que refuerzan las acciones trabajadas en las terapias, además de crear grupos terapéuticos deportivos que favorecen la salud psico-emocional de los niños. Se promueven, además, pautas de enseñanza y educación saludables, dotando a los padres y los educadores de herramientas y habilidades de mediación y resolución de conflictos, educación emocional, modificación de conducta y comunicación interpersonal.

De este proyecto, dirigido a niños y jóvenes de entre los 5 y los 18 años con TDAH y sus familiares, de toda la provincia de Cáceres, y que se viene desarrollando desde hace un par de años, se han beneficiado hasta la fecha unas 80 familias de la Asociación, cuyo vicepresidente confía en “poder seguir desarrollándolo muchos años más”. Algo que, reconoce, depende del apoyo que la Fundación Caja Extremadura les da a través del ‘Programa Sonrisas’, que valora “muy positivo, pues nos permite hacer unas actividades que para nuestros niños son fundamentales y sin estos recursos no podrían realizarse, pues como asociación sin ánimo de lucro que somos no disponemos de fondos para ello”.

Respecto a los resultados obtenidos hasta ahora, Javier García, en este caso como responsable del proyecto, los califica de “muy satisfactorios”, basta con ver, añade, “la evolución de los niños que tienen una participación continuada en él” y las diferencias “entre los niños que ya llevan tiempo con nosotros y los que acaban de llegar”. Con estas ayudas, afirma, “es indudable que mejoran sus capacidades de relación, de control, de conducta y autoestima…” y, en general, concluye, “aprenden a desenvolverse mejorando no solo su calidad de vida, sino también la de las personas de su alrededor”.

F_Extremadura.-Fondo-blanco

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here