Guillermo Fernández Vara será el Presidente de la Junta de Extremadura cuatro años más. En esta ocasión con mayoría absoluta tras su demoledora victoria en las urnas este pasado domingo. Y es que el Partido Socialista ha vuelto a lograr una mayoría absoluta. Las encuestas anunciaban esa posibilidad, pero es sorprendente cuanto menos en una época en la que priman los pactos y los equilibrios en el resto de España. La anterior mayoría absoluta en la Junta de Extremadura fue en 2007, la primera vez que Vara se presentó a unas elecciones. Este resultado le da la tranquilidad para poder desarrollar el proyecto de región que desee. Todo un logro.

Y es que la verdad es que Fernández Vara no ha tenido rival estas elecciones. Juan Antonio Monago ha estado siempre en campaña más preocupado por el posible crecimiento de Ciudadanos y de frenar su posible caída que de pelear la Junta de Extremadura al PSOE. Y en cierto modo eso lo ha logrado. El partido Popular ha conseguido un resultado malo pero aceptable. Sigue teniendo a mucha distancia a Ciudadanos y se mantiene como segunda fuerza política. De todas formas parece que el tiempo de Monago ha tocado a su fin. Sus derrota para la Junta y las derrotas en ciudades como Cáceres, Badajoz, Don Benito, Mérida, Villanueva y Trujillo, así lo indican.

En tercer lugar ha quedado Ciudadanos. Con un crecimiento muy notable. De uno a siete diputados pero que la mayoría absoluta de Vara no les va a permitir ser decisivos en la Asamblea de Extremadura, aunque sí en las dos grande ciudades extremeñas, Badajoz y Cáceres. Cayetano Polo ha conseguido expandir al partido naranja por una buena parte de Extremadura y parece que Ciudadanos será cada vez más decisivo en el futuro de la región.

Irene de Miguel, candidata de Podemos, no ha logrado desmarcarse de la caída de su marca a nivel nacional y su resultado le deja sin poder decisorio en los años venideros. Una buena candidata que seguramente tendrá otra oportunidad dentro de cuatro años si su partido mejora a nivel nacional. Y un sonoro fracaso, VOX, que se ha quedado fuera de la Asamblea de Extremadura, su discurso no cala todavía en una sociedad como la extremeña.

Y dejamos Mérida y la Junta para fijarnos en la capital cacereña. Luis Salaya ha llevado al PSOE a una victoria en la ciudad 32 años después. Un resultado histórico. Aún así puede que no sea suficiente para gobernar. Ciudadanos tiene la clave. La candidatura de Paco Alcántara y sus cinco concejales deberán elegir entre apoyarle a el o al popular Rafa Mateos. Los buenos resultados de Podemos en Cáceres no son suficientes para una mayoría de izquierda y el Partido Popular podría retener la alcaldía con un pacto a la andaluza con VOX en el gobierno. Lo dicho, Ciudadanos será quién decida para que lado cae la balanza y la alcaldía de la ciudad.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here