Otoño Extremadura

No cabe duda de que el otoño es una de las mejores épocas para deleitarse en Extremadura. Ahora, las temperaturas permiten disfrutar de paisajes inolvidables y es el momento idóneo para coger setas, bellotas y saborear las castañas. El otoño extremeño ofrece a locales y foráneos un espectáculo único con montes teñidos de ocres, rojos y amarillos. 

Así, ofrece la oportunidad para conectar con la naturaleza a través de sierras, dehesas y bosques. Un turismo ‘slow’ que te hará dejar a un lado el estrés y te invita a conectar con el origen del ser humano.

Además, el otoño en Extremadura es la excusa perfecta para perderse entre naturaleza y pueblos llenos de encanto en pareja o con amigos y compartir una experiencia turística que despierta los cinco sentidos.

Además, hay programadas un montón de actividades, las llamadas otoñadas: la 24ª edición del Otoño Mágico del Valle del Ambroz, Fiesta de Interés Turístico Nacional, y la del Valle del Jerte, sin olvidar los castaños centenarios de Montánchez, el birding o la atmósfera que se vive en Sierra de Gata.

A continuación, te mostramos la parte II de las estampas del otoño en Extremadura que no te puedes perder ¡Sigue leyendo!

Montánchez también sabe a castañas

Montánchez no es solo la cuna de uno de los jamones más exquisitos del mundo, sino que esta localidad cercana a Cáceres y Mérida ofrece unas vistas otoñales increíbles desde lo alto de su castillo.

Si vas a Montánchez en otoño, ponte las botas gastronómicamente y literalmente para recorrer su bosque de castaños de 2 kilómetros. Una vez estés en él, te dará la impresión de estar en un colorido cuento.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Montanchez te va encantar (@montancheztevaaencantar)

Para terminar la ruta, no te pierdas uno de los cementerios más bellos de España y déjate envolver por el aroma de las bodegas y secadores de jamones. Una escapada de lo más completa en la que reponer cuerpo, alma y estómago.

Valle del Jerte, mucho más que primavera y cerezas

El Valle del Jerte es mucho más que los cerezos en flor que muestran su esplendor en primavera. Ahora, en otoño, en vez de blanco esos mismos cerezos deslumbran teñidos de ocres, amarillos y rojos antes de que el invierno les arranque las hojas.

La ‘otoñada’ del Jerte cuenta, además de con un increíble paisaje salpicado de pueblos con encanto y repletos de patrimonio histórico, con una agenda cultural y gastronómica de lo más completa en la que la castaña se convierte en protagonista.

¿Aceptas una sugerencia? Pasea por la Ruta del Camino Real entre Navaconcejo y Piornal para empaparte al 100% del otoño en el Valle del Jerte.

 

El ‘Otoño Mágico del Valle del Ambroz’

Sin duda, este Otoño Mágico del Valle del Ambroz ofrece al viajero un montón de experiencias inolvidables. Aquí encontrarás extensas superficies de bosque que permiten poner en práctica la costumbre japonesa Shinrin-yoku, que no es otra cosa que aprovechar los beneficios de caminar por los bosques. Tal y como recuerda Martín, “caminar por los bosques es un hábito saludable para el cuerpo y la mente y el otoño extremeño ofrece muchas posibilidades en este sentido”.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Valle del Jerte Turismo (@valledeljerte_turismo)

Una buena manera de sentirte en una fábula medieval es pasear por los Castaños del Temblar en Segura de Toro. Y por si esto fuera poco, los municipios del Valle del Ambroz están volcados con la vuelta del Otoño Mágico. Durante esta época abundan las actividades culturales, gastronómicas (date una vuelta por los deliciosos restaurantes de Hervás) y, como no, de naturaleza. Así, tendrá lugar la tradicional Calbotá, la Fiesta de la Trashumancia o El Desfile Mágico, a las que se suman rutas senderistas, rutas de montaña, talleres de trabajo con lana, de fabricación de quesos, paseos interpretados, vía verde en bicicleta, observación astronómica, jornadas micológicas, música, teatro, circo o magia entre otros.

 

La Vera, un destino imperial para disfrutar en otoño

Ya el griego Estrabón situó en sus mapas a la comarca de La Vera como el paraíso terrenal. Así, esta tierra dibujada por la sierra de Gredos y rota por numerosos riachuelos florece en otoño gracias a su clima suave y la exuberancia de su naturaleza. Tanto es así, que nada más y nada menos que Carlos V de Alemania y I de España eligió esta tierra, concretamente el Monasterio de Yuste, para retirarse. Este escenario, por cierto, fue protagonista recientemente de la prueba de exteriores del programa de televisión MasterChef, en el que mostraron todo el potencial gastronómico de la zona y la región.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Garganta Olla Turismo (@gargantalaollaturismo)

Ahora en otoño en Extremadura, los castaños, fresnos y robles que pueblan las laderas se convierten en una explosión de color propia de un cuadro impresionista. Asimismo, esta zona ofrece un clima de lo más agradable gracias a la muralla de granito de Gredos, que además hará las delicias de los más aventureros.

 El vuelo de las Grullas en Navalvillar de Pela

Cada año llegan desde África a la región alrededor de 80.000 grullas, y para celebrarlo se organiza el Festival de las Grullas en el Parque Periurbano Moheda Alta de Navalvillar de Pela, en Badajoz. Así, esta tierra programa rutas guiadas ornitológicas, talleres y jornadas para disfrutar al máximo de este espectáculo natural.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jesús C.D. (@__berserker___)

El respeto por la naturaleza que transmite este evento lo convierte en una gran oportunidad para educar a los más pequeños en la importancia de cuidar la biodiversidad del planeta.

 

El castañar centenario de San Martín de Trevejo

Un tramo de la calzada romana que atraviesa el Castañar del Puerto de Santa Clara es prueba manifiesta de la gran riqueza natural y patrimonial de la Sierra de Gata.

Ahora es tiempo de recoger castañas y setas en este castañar centenario en el entorno de ensueño de San Martín de Trevejo, coronado por su maravilloso castillo. Además, estos árboles están acompañados de los olivos, cuyo fruto, la llamada manzanilla cacereña, es la materia prima del apreciado aceite DOP Gata Hurdes.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ANDRÉS | Chileno Extremeño (@arqpatrimonial)

Igualmente, la Sierra de Gata ofrece vistas inmejorables desde Santibáñez el Alto o el Puerto de Perales. Y, si eres de los que les gusta ejercitar el cuerpo, también puedes practicar el ecoturismo en el embalse de Borbollón y el castañar de San Martín ¡Las posibilidades que ofrece la Sierra de Gata en otoño son innumerables!

Con todo esto, el Director General de Turismo ha declarado a este medio que “el verano ha ido muy bien y estamos en pleno proceso de recuperación turística”. Asimismo, con respecto “al turismo nacional estamos en cifras de 2019, aunque el internacional va más lento debido a la pandemia”. No obstante, prosigue Martín “este hemos tenido una media de un 82% de ocupación”. Como ya hemos visto, razones no faltan para disfrutar del otoño en Extremadura y dejarse llevar por un territorio que enamora sea la época del año que sea.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here