Llevamos ya un año de pandemia mundial y esta situación sin precedentes ha generado un cambio de escenario total. Ahora más que nunca echamos de menos el contacto físico y no se nos ocurre salir de casa sin mascarilla. La crisis sanitaria ha generado a su vez una crisis social y en este punto hay que preguntarse ¿qué ocurre con los derechos de la infancia?

Con esta estampa, los Ayuntamientos son un pilar básico a la hora de garantizar los derechos de niños y niñas. Por ello, las ‘Ciudades amigas de la Infancia, tienen el fin de incorporar a los niños y niñas en el centro de la agenda política y social. De esta forma, la infancia es escuchada y se ponen en práctica iniciativas que han sido objeto de debate en los espacios de participación infantil y adolescente. Estos municipios, como es el caso De Arroyo de la Luz, adquieren un compromiso político y trabajan en pro del bienestar de la infancia. 

¡Música, maestro!

La situación De Arroyo de la Luz durante la primera ola de la pandemia fue especialmente complicada, siendo el epicentro de la pandemia en Extremadura.

Durante esta cuarentena tan dura, los niños y niñas que integran la Banda municipal de Música y la Escuela de Música siguieron ensayando. Por su lado, el Consejo de Participación Infantil, muchos de ellos músicos, tuvo la iniciativa de tocar juntos por videoconferencia. Así, la cultura y la creatividad continuó su actividad en pleno confinamiento. 

Por su lado, Miguel Ángel Martín Hernández, director de la Banda Municipal de Música, esos conciertos virtuales hicieron mucho bien a la infancia pues “intentamos hacerles sonreír», cuenta. Así, bajo sus batuta se celebraron concierto online en fechas destacadas para paliar los momentos tan duros por los que atravesaba Arroyo de la Luz. 

La infancia De Arroyo de la Luz, una vez más y a través de la creatividad y la cultura, ha dado ejemplo de cómo afrontar situaciones tan complicadas como las de la pandemia. 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here