Los seres humanos aunamos virtudes y miserias. Marta Martos Molina

La Diputación de Cáceres, en su apuesta constante en fomentar todos los campos de la cultura, convocó sus tradicionales Certámenes Literarios. Este medio, continúa con el recorrido para conocer a los premiados de este año 2021 a través de entrevistas para conocer lo que supuso para ellos obtener este reconocimiento.

En concreto, el XLVI ‘Premio Cáceres de Novela Corta’, elegida de entre 781 trabajos que llegaron desde varios continentes, fue a parar a Marta Martos Molina, con quien charlamos sobre los grises propios del ser humano.

Lo primero qué me gustaría saber es cómo surge la historia de ‘El Dioni’

Creo que ‘el Dioni’ le debe bastante a mi trabajo en la administración de Justicia, y también, probablemente, a algunos personajes de ficción que me han entusiasmado tanto en la literatura como en el cine. Opino que para cualquier escritor es importante seguir siendo lector y espectador, estar al corriente de las historias que se están contando y cómo se están contando.

Llevaba tiempo dándole vueltas a la posibilidad de escribir sobre un delincuente juvenil. Éste surgió de la constatación de que nadie es tan bueno ni tan malo. Que los seres humanos aunamos virtudes y miserias, y no somos planos. Por tanto, el personaje tampoco podía serlo. Mi trabajo se basó en construir la psicología del protagonista, y del resto de personajes que lo rodeaban. Y explorar esas grandezas y miserias. A partir de ahí, sentí que la historia estaba hecha.

Eres funcionaria de justicia, en tu caso ¿has tenido las fuentes de inspiración cerca?

Sí, desde luego. Y la realidad supera la ficción. Mi trabajo me ha limpiado de prejuicios. No siempre es lo que parece. Con las personas, sobre todo. De los contrastes que observo a diario, han nacido muchas de las reflexiones que se recogen en la novela.

 El relato está contado en primera persona ¿cómo y por qué asumes el reto de meterte en la piel de los personajes?

Para mí, efectivamente, fue un reto. No sabía si para el lector sería agotador seguir a cada personaje, hablando en primera persona. Decidí “jugármela” y apostar por esa manera de narrar, por la viveza que creo que le aporta al texto. Cada personaje habla de forma clara y directa. Inevitablemente, mete al lector de lleno en lo que le está contando. No fue fácil dar forma a la novela, pero creo que ha merecido la pena, por la conexión que se crea entre los personajes y el lector.

 En ‘El Pueblo’, los medios de comunicación juegan un papel importante ¿cuál es exactamente su papel?

En la novela aparece un periodista que nos cuenta su experiencia, cubriendo un tema de actualidad, la desaparición de una chica joven. Ese periodista denuncia la mala praxis en su profesión. Nos hace tomar conciencia de la importancia de lo que se cuenta, y del cómo se cuenta. Y de las distintas formas, no siempre éticas, de obtener la información.

 ¿Es, por tanto, un reflejo de la realidad?

 Sí. Aunque entiendo que la última palabra la tiene el lector. He procurado que fuera una novela verosímil, que cada personaje fuera creíble, lleno de verdad. Lo que se refuerza cuando cada uno nos cuenta cómo vivió los acontecimientos que se narran en primera persona.

 Cambiado de tema, el oficio de escritora es de los más complicados ¿qué ha supuesto para ti ganar el Premio de Novela Corta de Diputación de Cáceres?

 No puedo estar más agradecida a la Diputación de Cáceres. Para quienes empezamos, ganar un premio supone, ante todo, la posibilidad de ver publicado nuestro trabajo. Quienes no tenemos “un nombre” en el mundo literario, tenemos serias dificultades para que nuestro trabajo vea la luz. Posiblemente, por eso participamos en premios y concursos, no por vanidad, créeme.

 Por último, ¿me adelantas algo de tus próximos proyectos?

Sigo escribiendo. Estoy inmersa en otra novela, de la que ojalá pueda hablaros pronto. También coqueteo con la poesía, cuando se deja, claro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here