Las personas mayores han sido más fuertes en el plano emocional en la pandemia, según un estudio
Residentes de la Residencia de Mayores Pablo Neruda (C/ Santa Clara, 1, Ciempozuelos, Madrid) aplauden durante el "Día de los Mayores", una celebración convocada por la Asociación de Víctimas del COVID-19. En Ciempozuelos, Madrid (España) a 28 de junio de 2020. Durante este día se reparten regalos benéficos en las residencias en lotes de productos, y se dedica una adaptación musical de la canción “Contigo aprendí…” realizada por las periodistas y cantantes Candela Palazón y Celia Blanco.

Los adultos de 60 años o más han tenido un mejor estado emocional en comparación con los adultos más jóvenes (18-39) y los adultos de mediana edad (40-59) durante la pandemia de COVID-19, según una nueva investigación de la University of British Columbia (Canadá) publicada en la revista ‘Journal of Gerontology: Psychological Sciences’.

Según los datos diarios recogidos entre mediados de marzo y mediados de abril de este año, los investigadores de este estudio descubrieron que los adultos mayores experimentaban un mayor bienestar emocional y se sentían menos estresados y amenazados por la pandemia.

“Nuestros hallazgos proporcionan nuevas pruebas de que los adultos mayores son emocionalmente resistentes a pesar de que el discurso público a menudo retrata su vulnerabilidad. También encontramos que los adultos más jóvenes corren un mayor riesgo de soledad y angustia psicológica durante la pandemia”, detalla el autor principal del trabajo, Patrick Klaiber.

Para el estudio, los investigadores analizaron los datos de 776 participantes de 18 a 91 años de edad, que vivían en Canadá y EEUU. Así, completaron encuestas diarias durante una semana sobre sus factores de estrés, eventos positivos y su bienestar emocional durante las primeras semanas de la pandemia. Se seleccionó ese período de tiempo porque era probable que fuera el momento más duro para los mayores en la pandemia porque  medida que los gobiernos locales, provinciales y estatales comenzaran a emitir órdenes de confinamiento.

Klaiber señala también que la diferencia en los niveles de estrés notificados puede ser resultado de los factores estresantes relacionados con la edad y de lo bien que responden al estrés los diferentes grupos de edad. Por tanto, explica que “los adultos jóvenes y de mediana edad se enfrentan a problemas relacionados con la familia y el trabajo, como el trabajo en el hogar, la educación de los niños en el hogar y el desempleo. También es más probable que experimenten diferentes tipos de estresantes no pandémicos continuos que los adultos mayores, como conflictos interpersonales”.

El investigador indica además que, aunque los adultos mayores se enfrentan a estresantes como tasas más altas de contracción de enfermedades, complicaciones graves y mortalidad por COVID-19, “también poseen más habilidades de afrontamiento para lidiar con el estrés ya que son mayores y más sabios”.

Cabe destacar que este estudio también aclaraque los adultos mayores y de mediana edad experimentaron más eventos positivos diarios. Así, tenían interacciones sociales positivas remotas, en el 75% de sus encuestas diarias, lo que ayudó a aumentar las emociones positivas en comparación con los adultos más jóvenes.

“Mientras que los eventos positivos condujeron a un aumento de las emociones positivas en los tres grupos de edad, los adultos más jóvenes tuvieron los eventos menos positivos pero también se beneficiaron más de ellos. Este es un buen recordatorio para que los adultos más jóvenes creen más oportunidades de experiencias positivas físicamente distantes o remotas como una forma de mitigar la angustia durante la pandemia”, finaliza Klaiber.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here