La Asociación Cultural Avuelapluma apostó por la cultura y la información accesible, adaptando la gala “Premios Avuelapluma“ de Mayo del 2019 a lengua de signos gracias a la colaboración de la Asociación de Personas Sordas de Cáceres

Javier Garcinuño – Senador por Cáceres

Miembro de la Comisión para las Políticas Integrales para la Discapacidad

El 14 de Junio se celebró el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas con el lema #YoconlaLS.

La Lengua de Signos Española ( LSE) es la lengua gestual que utilizan principalmente los Sordos españoles y personas que se relacionan con ellos. A diferencia de las lenguas orales, que emplean un canal oral-auditivo, las lenguas de signos son lenguas viso-gestuales.

La LSE no consiste en simple mímica o en una reproducción visual de la lengua oral. Es una lengua reconocida legalmente en el estado español que posee una estructura rica y que se puede emplear para discutir cualquier tema. Se organiza por unidades elementales con significado y sin significado; es decir, en lugar de palabras se emplean signos (unidades con significado) y en lugar de fonemas se usan queremas que se agrupan en parámetros (unidades sin significado).

Como explica la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE): “La lengua de signos es un idioma tan útil como cualquier otro para transmitir ideas, acceder al conocimiento, avanzar hacia la igualdad y construir ciudadanía”.

Es complicado cuantificar el número de personas signantes, ya que no hay estadísticas fiables, pero se estima que existen más de 100.000 usuarios que la emplean. Pero resulta aún más complejo explicar porque existen tan pocas academias en comparación con las de otros idiomas y lenguas de menor implantación en nuestro país.

Las empresas ofertan cursos en función de la demanda y sino lo hacen deberán ser las administraciones públicas las que promuevan y potencien el lenguaje de signos. En los centros educativos debería estar presente desde que las niñas y los niños se incorporan al colegio para enriquecer nuestra propia cultura

No se puede discriminar al colectivo con discapacidad auditiva por comunicarse en un lenguaje gestual. Todo lo contrario. Hemos de tender puentes, empatizar, ser amables y tender la mano para caminar juntos porque con la Lengua de los Signos se garantiza no dejar a nadie atrás.

Citando al novelista Mark Twain: “La amabilidad es el lenguaje que los sordos pueden oír y los ciegos pueden ver”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here