La Comisión 19M denuncia una agresión a un activista LGTBI en Badajoz

El pasado ocho de marzo, Día Internacional de la Mujer, grupúsculos de ultraderecha colgaron pancartas misóginas en algunos puntos clave de la ciudad de Badajoz. Además, líderes de Vox, como el vicesecretario provincial de Vox en Badajoz, Gabriel Viñegla, y el coordinador de zona de Vox Badajoz, Ricardo Sanz, colgaron en sus Redes Sociales fotografías de las mismas, que proclamaban mensajes anti-feministas, y por tanto en contra de los derechos humanos como “Feminazis. Vosotras vagueáis. Nosotros trabajamos”. 

La  Comisión 19M de Badajoz, ha denunciado los hechos en un comunicado, en el que denuncia además de que la difusión del cartel machista  fue “coordinada” y en el que colaboraron, “entre otras personas y grupos, Ángel Borreguero (presidente provincial de VOX Badajoz), Marco del Val Molina (responsable de Vox jóvenes Badajoz), Carlos Pérez Romero (coordinador local Vox Badajoz), Fátima Morán (tesorera de Vox Badajoz) y la cuenta oficial de Vox en Los Santos de Maimona”. 

 
“Ante este ataque premeditado al feminismo y, por ende, a las mujeres que luchan por la igualdad, un grupo de activistas descolgó la pancarta y subió a redes sociales la acción contra esta provocación machista”, informa el colectivo. 
 
Posteriormente, una vez descolgadas las pancartas con mensajes misóginos para frenar la difusión de mensajes anti-feministas por Badajoz, “empezó a recibir mensajes de odio de perfiles anónimos en Instagram y TikTok”, explica la Comisión 19M.
“Esas feministas gordas y feas son las que defiendes. Eres un maricón de mierda. Tendrían que mataros. Viva Vox” o “Por trabajos como el mío, resentidos como tú MARICÓN”, fueron algunos de las decenas de mensajes homófobos que recibió al día siguiente, versa el comunicado.
Por tanto, “además de cometer lo que, a todas luces, es un delito de odio, un grupo de encapuchados localizó el domicilio del activista para, la noche del 9 de marzo, tan sólo minutos después de los insultos por redes, tirar piedras a una de las ventanas bajas de su casa”. 
Igualmente, según el colectivo, “amenazaron a su familia, destrozaron una ventana y prometieron repetir el acoso violento si no retiraban los lazos morados y la bandera LGTBI que colgaba en la casa del activista. Al día siguiente, miércoles 10 de marzo, otra vez de noche, cuatro personas con pasamontañas volvieron a atacar la vivienda con pintadas de “Maricón”, debajo de una de las ventanas que dan a la calle” para luego verter pintura contra la fachada del edificio. 
 
Cabe destacar que el agredido es menor de edad y que no es la primera vez que sufre coacciones por el hecho de ser una persona con sexualidad diversa. 
 

Denuncias de la Comisión 19M 

 
Dada la “gravead de los hechos” la Comisión 19M denuncia: 
 
1. “La violencia y los delitos de odio deliberados que tanto el activista”, menor de edad, “como su familia” están sufriendo por el mero hecho de ser una persona LGTBI”. Por tanto, se trataría de “una coacción que, según la Ley 12/2015, de 8 de abril, de igualdad social de LGTBI y de políticas públicas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género en la Comunidad Autónoma de Extremadura, está considerada infracción muy grave por el artículo 46 punto 4 en su acepción a) “Adoptar comportamientos agresivos o constitutivos de acoso, realizados en función de la orientación sexual, identidad o expresión de género de una persona que tenga el propósito o produzca el efecto de atentar contra su dignidad, creando un entorno discriminatorio, degradante u ofensivo para la víctima”. Asimismo, recalcamos que el artículo 48 punto 3 recoge que “las infracciones muy graves serán sancionadas con multa de 20.001 hasta 45.000 euros”. 
La Comisión 19M denuncia una agresión a un activista LGTBI en Badajoz
2. “Es obligación de las Administraciones Públicas, tanto del Ayuntamiento de Badajoz como de la Junta de Extremadura, cumplir los principios de la Ley”. Cabe destacar que la legislación protege, “con especial énfasis”, a las personas menores de edad. Además, hace referencia “al principio de Igualdad y no discriminación (1a), Prevención (1c), Integridad física y seguridad personal (1d), Protección frente a represalias (1e) y Privacidad (1f). Principios todos ellos que si se incumplen desprotegerán a las víctimas y ampararán a los agresores”. 
 
3. Además, la Comisión 19M alerta sobre “el sentimiento compartido de indefensión institucional ante los reiterados ataques y la sistemática represión LGTBIfóbica de la ultraderecha”. Igualmente, se sienten desamparados ante las “Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, quienes, según la Ley, también tienen la obligación de velar por nuestros derechos”. 
 
4) En esta línea, critica “la normalización de una fuerza antidemocrática como es Vox y las prácticas de matonismo de su sucursal en la ciudad de Badajoz.” “No es la primera vez que tanto sus cargos públicos, sus responsables internos, como sus simpatizantes”, prosigue la plataforma, “han cometido agresiones LGTBIfóbicas, como la de VOX Don Benito a un chico el pasado verano, también denunciado por la Comisión 19M”. 
 
Asimismo, la Comisión 19M afirma tener identificados a los agresores y no dudarán “en tomar acciones legales contra los violentos”. De hecho, según el colectivo, “algunos de los acosadores pertenecen a los grupos de jóvenes de la formación ultra Vox, son estudiantes una residencia católica de Badajoz y, otros, menores de edad vinculados a grupos fascistas de la ciudad”. 
 
“Como ya dijimos en anteriores denuncias por agresiones LGTBIfóbicas en Extremadura, estas lamentables situaciones confirman que el odio perpetrado por parte de la ultraderecha hacia nuestro colectivo no se trata de una ‘cuestión anecdótica’ sino de un odio estructural y generalizado, en el que los líderes apuntan con discursos de odio, y sus acólitos atacan, sentencian.
Ante esta situación, la Comisión 19M reclama a la Junta de Extremadura que “tiene que elegir de qué lado está: si hace políticas efectivas para perseguir la LGTBIfobia y educar en la diversidad o si mira para otro lado como lleva haciendo durante demasiados años y deja campar a sus anchas la LGTBIfobia y el machismo”. 
 
Por último, a pesar de los sucesos ocurridos, “tanto el activista agredido como todo el colectivo LGTBI de la región es fuerte, decidido, y no dará ni un paso atrás ante la intimidación agresiva de los violentos. Estamos juntos, juntas, haciendo frente al odio y peleando por un mundo más justo donde la LGTBIfobia no tenga cabida. A nosotrxs tampoco nos domaron, ni nos doblegaron, ni nos van a domesticar”, concluye el colectivo. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here