Con ánimo de discrepar
Víctor Casco

La sentencia publicada este pasado jueves del llamado “Caso Gürtel” certifica una evidencia: que el Partido Popular es una organización cuyo ánimo es delinquir, es decir, robar. Con una caja B, ya probada; evadiendo impuestos y con una trama financiera cuyo objetivo era lograr dinero ilegal de las empresas (a cambio de contratos con la administración pública) que luego se repartía entre los dirigentes (dinero en negro) o servía para pagar campañas electorales y de esa forma participar dopado.

La sentencia aclara que Rajoy mintió ante el juez; que los actuales dirigentes que comparecieron, también mintieron y que no tienen un solo tesorero limpio. Senadores, ex-ministros, altos cargos, alcaldes, ex presidentes de Comunidades Autónomas… En el Partido Popular el “caso aislado” es toparte con alguien que no haya metido mano en la caja para robar.

Amigo lector: el PP te ha robado durante años. Porque ese dinero que saqueaban es el que se ha dejado de invertir en sanidad, en educación, en pensiones…

Si la Mafia persiste, mereceremos que como Nación acabemos en el sumidero de la Historia

Mientras escribo estas líneas, la mafia llamada PP se mantiene en el gobierno. En otro país donde la ciudadanía fuera crítica y la democracia algo más que una palabra hueca, sería imposible que un partido mafioso resistiese en el poder. La gente se habría echado a la calle y sus sedes estarían cercadas de indignados exigiendo su dimisión, inmediata y sin dilación.

En ese país que tuviera honra (sí, honra) los partidos de la oposición ya estarían tramitando una moción de censura. Y con un programa sencillo y contundente: regeneración y lucha contra los corruptos.

Querido lector, si permitimos que sigan ahí, manejando el BOE, buscando jueces amigos, cambiando leyes a su favor, si la Mafia persiste, mereceremos que como Nación acabemos en el sumidero de la Historia.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here