El señor implacable

Minimalismos
Vicente Rodríguez Lázaro

Se erigieron grandes cumbres en un mundo aún convulso que él convirtió en polvo y aire con el paso de las eras.

Nadie escapa a los efectos de sus vientos de desgaste que corroe hasta las pieles más duras y resistentes.

Él culmina grandes sueños y borra de la memoria los efectos de sus logros.

Maestro de la humildad, siempre hostiga a los soberbios recordando implacable que él, en todo momento, dicta las normas certeras de sus existencias breves.

El tiempo es un dictador, es el juez y el verdugo de los hombres e imperios cuyo principio y final él dictamina preciso para que el mundo progrese y esos cambios continuos lleven a los seres vivos y a los paisajes mágicos siempre a nuevas propuestas, que él regula con presteza para seguir adelante en la vasta epopeya que mantiene el Universo en actuación siempre dinámica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí