2-(12)

El borrador del presupuesto de 2016 de la Diputación de Cáceres asciende a 109.702.000 euros y el Gobierno lo define como “austero” pero con un “aumento en las inversiones en los municipios” en 1,5 millones de euros, con respecto a 2015, hasta alcanzar los 38.674.450 euros.

El presupuesto sufre una disminución del 5,58%, sobre todo porque con respecto a los ingresos, disminuyen principalmente las entregas a cuenta a percibir durante 2016 de la Participación de los Tributos del Estado en 2 millones de euros.

La bajada de tipos de interés también provoca una reducción en la previsión de recaudación de ingresos financieros de 1 millón de euros y también se reduce la “previsión de ingresos de las aportaciones de ayuntamientos al coste de servicio de prevención y extinción de incendios”. Aun así, la presidenta de la Institución Provincial, Rosario Cordero, ha recalcado que “pese a la reducción considerable de las aportaciones del Estado, se consigue no solo mantener, sino incluso aumentar las inversiones en los municipios”.

Cordero ha destacado que “las políticas locales deben ofrecer un futuro de desarrollo para nuestros pueblos y comarcas, en los que la creatividad, la igualdad de oportunidades, la participación social y la creación de empleo sea posible”. Entre las principales medidas adoptadas para apoyar económicamente a los ayuntamientos, se encuentra la reducción de un 5% de las aportaciones municipales en el Plan Activa (cuyo 75% se destina a obras), que pasa de un 15% al 10%. Esta reducción se cuantifica en 1 millón de euros aproximados.

Para ese Plan Activa se destinan 18.564.567 euros, de los cuales 13.954.513 euros son gastos de capital, es decir, inversiones directas y transferencias de capital; el resto son gastos corrientes (subvenciones para empleo y saneamiento de deudas municipales).

El Plan Activa ha venido a sustituir a los conocidos Programas de Obras y Servicios, a los que desde 2012 el Estado no realiza ninguna aportación económica, por lo que se le da un cambio de denominación. Así, mientras que esta ayuda, años anteriores, solo iba destinada a infraestructuras, ahora se dan otras opciones con el objetivo de “respetar la autonomía local”.

Gastos

En lo referente al capítulo de gastos de personal, éste aumenta un 0,82% por la subida del 1% fijada en la LPE y el pago del 49,73% de la paga extraordinaria de diciembre de 2012, cuyo coste le supone a la Diputación 1 millón de euros.

La Institución Provincial también debe consignar 1,1 millón de euros en virtud del convenio firmado con el Ayuntamiento de Cáceres para atender a las deudas tributarias de ejercicios anteriores.

Un convenio firmado por la anterior corporación de Laureano León, que propone que el Ayuntamiento devuelva las deudas que mantiene con la Diputación en 10 años, mientras que la Diputación debe hacerlo en dos anualidades. En este sentido, Alfonso Beltrán ha criticado que “León ha sido una gran concejal del Ayuntamiento” durante su mandato como presidente de la Diputación. Otro 1,1 millones de euros de gasto se justifica en partidas de conservación de edificios, “que no se presupuestaron en 2015” y en el aumento del presupuesto de gastos corrientes del área de Desarrollo y Turismo Sostenible.

En cuanto a las transferencias corrientes, se produce una rebaja de 3,8 millones de euros, como consecuencia de la finalización del convenio de traspaso del Hospital Psiquiátrico de Plasencia a la Junta de Extremadura. Así, se produce un ahorro de 9 millones de euros con respecto al presupuesto de 2015.

En contrapartida, según Cordero, hay una subvención prevista de 5,1 millones de euros a la Comunidad Autónoma para financiar el Plan de Empleo Social. Por último, cabe destacar, que la Institución Provincial recupera partidas como la de Memoria Histórica e incluye una partida de accesibilidad para mejorar las infraestructuras en edificios públicos de la provincia.

Eduardo Villanueva/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here