Cristina GallegEl Premio Avuelapluma es mi primer reconocimiento en casa

Los Premios Avuelapluma, arduos defensores de la libertad de expresión y la cultura, han vuelto tras año ymedio de ausencia y con un palmarés de lujo: Nacho Carretero, Cristina Gallego, Susana Martín Gijón, Bambikina y Cineclub ‘El Gallinero’. 

Ahora toca conocer más a fondo a nuestro Premio de Artes Escénicas: Cristina Gallego, que cuenta con una trayectoria intachable dentro del teatro, del cine y la televisión, recibió la noticia de este galardón antes de su participación en el popular programa de televisión ‘El Intermedio’.  

Danza, teatro, cine, televisión… ¿te quedas con algo o te gusta eso de ser mujer orquesta?

Me gusta trabajar y me gusta todo lo que me aporta cada una de las disciplinas. Como actriz es un lujo poder combinar la televisión con el teatro, por ejemplo. Son dos escenarios completamente diferentes y ambos me entusiasman aunque es cierto que sin el teatro no podría vivir…

En contra de lo que muchos puedan pensar, el oficio de actriz es una carrera de fondo muy dura. En tu caso, te ha llevado hasta trabajar en Japón, ¿cómo viviste esta experiencia?

Vivir y trabajar en Japón ha sido una de las mejores experiencias de toda mi vida. Era muy jovencita y supuso un antes y un después, no en mi carrera, sino a nivel emocional. Modificó mi forma de ver y vivir la vida, muy útil en muchos aspectos para dedicarse a una profesión tan dura como esta.

Ya de vuelta a España te has labrado un hueco en la profesión y destaca, por ejemplo, tu paso por el Festival de Mérida con ‘Hipólito’, ¿qué supuso para ti este momento?

Hipólito fue un sueño cumplido. Soy extremeña, Mérida para mí era una fantasía.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Cristina Gallego (@crisjapon)

Fue el director Emilio del Valle quien me dio la oportunidad de subirme a las tablas del Teatro Romano de Mérida con un personaje que supuso un verdadero reto. Ha sido una de las experiencias más emocionantes de mi carrera, uno de los grandes regalos que me ha dado esta profesión y que ayuda a compensar los duros momentos que también vienen con ella.

Ahora mismo, colaboras en el Intermedio y, entre otras cosas, interpretas a una desternillante Isabel Díaz Ayuso, ¿cómo has preparado a este personaje?

Tú los has dicho, la interpreto, no la imito. No soy imitadora ¡¡No se me da nada bien imitar!! Mi objetivo era hacer una parodia del personaje potenciando varios de sus rasgos, su expresión, su mirada, su sonrisa… Esto implicó muchas horas de ver vídeos y fotos y de practicar frente al espejo hasta lograr algo que pudiera ser interesante, algo que pudiera acercarme a ella ¡Tanto que ahora hay gestos que se han quedado conmigo!

Además, tras pasar por el Teatro Español, ‘J’Attendrai’, que narra la historia de un prisionero de Mauthausen, está a punto de salir de gira. Háblame un poco de esta obra.

‘J’attendrai’ es un obra exquisita, escrita por José Ramón Fernández, y es un necesario homenaje a los miles de republicanos españoles exiliados y llevados a los campos de concentración nazis, donde murieron olvidados por su país, España.

No imito a isabel díaz ayuso , la interpreto ¡no se me da bien imitar!

Contamos una de las miles de historias que pudieron suceder allí, una bellísima y dura historia de amor, porque es el amor lo que al final nos salva.

Es un privilegio poder contar esta historia y poder hacerlo ahora, en un momento en el que es imprescindible abrir mucho los ojos y el corazón para no permitir que la otra historia, la que llevamos a las espaldas, se repita.

Por tanto, ¿consideras que el arte debe ‘mojarse’ y servir como una herramienta de denuncia?

Absolutamente. El arte es y debe ser la ventana a través de la cual demos luz y voz a todo aquello que debe ser contado; para denunciar, para gritar, para recordar, para no olvidar. Es una responsabilidad para los que nos dedicamos al arte; somos el vehículo para hacerlo y en la medida de nuestras posibilidades debemos hacerlo.

Volviendo a la profesión, ¿cómo es ese momento en que te llama Fernando Colomo para trabajar en ‘Poliamor para principiantes’?

Me costó un poquito creer que verdaderamente me hubieran dado el papel, he aprendido a no dar nada por hecho hasta que lo estoy viviendo. El proyecto se paralizó durante la pandemia y cuando arrancó de nuevo estuve esperando a que me llamaran para decirme que finalmente no lo haría yo. Taras que adquiere una en la profesión después de muchos golpes…

Tuve esa llamada por Zoom y era Fernando Colomo para hablarme de mi personaje y de la película… ahí tuve que creérmelo. Fue muy emocionante.

 Para terminar, con toda esta trayectoria, ¿qué supone para ti recibir el Premio Avuelapluma de las Artes Escénicas?

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Cristina Gallego (@crisjapon)

De entrada supuso una sorpresa enorme, seguida de una tremenda ilusión. Avuelapluma ha seguido mi trayectoria desde los comienzos, me siento muy agradecida porque me tuvieron en cuenta y me dieron un lugar cuando nadie lo hacía.

Este premio me lo ofrecieron antes de mi entrada en ‘El Intermedio’ y de mi exposición mediática, detalle (nada pequeño) que me hace valorarlo mucho más.

Es el primer reconocimiento que tengo en mi tierra, imagínate si es importante. Me fui de Cáceres con 18 años a intentar cumplir un sueño… volver a casa y ser así de bien recibida me emociona y me hace feliz; y hacerlo de la mano de Avuelapluma es el cierre perfecto para nuestra historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here