El diputado del Grupo Parlamentario Ciudadanos en la Asamblea de Extremadura, José María Casares, ha instado este jueves en el pleno de la Cámara Regional a deflactar la tarifa del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) ajustando los tramos de la escala autonómica de dicho impuesto a la evolución de la inflación y a la capacidad real de los contribuyentes.

Así, Casares ha explicado que el IRPF “es un tributo progresivo, es decir, cuanto más ingresas por rentas del trabajo accedes a tipos superiores que incrementan la carga fiscal”.

“Y con la inflación desbocada, los contribuyentes extremeños van a sufrir este año una subida fiscal encubierta por este impuesto y los salarios que se actualicen al alza tendrán que tributar más por esta figura, pero esto se producirá sin que se haya ganado poder adquisitivo”, ha indicado.

Asimismo, el portavoz de Hacienda de la formación naranja ha recordado que Ciudadanos presentó una proposición no de ley (PNL) exigiendo esto mismo en el Congreso de los Diputados, “pero la iniciativa ha sido rechazada tanto por el PSOE como Podemos”, ha lamentado.

“Han pasado 14 años desde que en 2008 se deflactó el IRPF por última vez. Para este Grupo, no tomar esta medida va en contra del mandato constitucional de que el sistema tributario debe atender al principio de capacidad económica”, ha defendido.

Así, Casares ha incidido en que las subidas salariales que se han producido hasta la fecha “no son suficientes para aplacar la subida de la inflación, que se sitúa en el 7,4% en febrero de 2022 y cerró 2021 con un incremento promedio del 3,1%”.

“Por eso pedimos a la Junta que apruebe una nueva escala autonómica del IRPF con reducciones en los tramos, deflactando la tarifa del impuesto, y que aminore el esfuerzo tributario que soportan los contribuyentes”, ha insistido el diputado de la formación liberal.

A su vez Casares ha recalcado que mientras que pasa esto, 2021 cerró con un récord de 220.000 millones de recaudación del Estado, gracias precisamente a los ingresos por IRPF: 94.546 millones de euros aportados principalmente por las clases medias y bajas, “y para 2022, se espera que este tributo bata el récord de los 100.000 millones”.

Por ello Casares ha preguntado si la Junta no va a hacer nada “ante esta inflación disparada y la escalada de precios” porque, ha argumentado, “hay también regiones que van a aplicar medidas para la renta de 2022, a declarar en 2023”.

“El deber de la Administración es procurar que los efectos negativos de la economía no recaigan sobre los ciudadanos, o por lo menos mitigar en todo lo posible esos efectos”, ha vuelto a insistir.

Por todo ello el portavoz de Hacienda ha pedido el apoyo a esta propuesta de impulso “porque es de justicia ayudar a las clases trabajadoras a que afronten mejor estos momentos de incertidumbre económica”.

La propuesta no ha salido adelante por los votos en contra del PSOE y Unidas por Extremadura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí