El calvario de Ana Belén comenzó un año atrás y es que, según cuenta a Avuelapluma fue entonces cuando empezó a notar algo extraño en el comportamiento de su hija, afectada por el Trastorno del Espectro Autista (TEA). Según relata, la menor de 13 años, que lleva desde 2010 en un aula abierta a la discapacidad en el Colegio ‘Ribera del Marco’, antes conocido como ‘San Francisco’, cuando llegaba a casa “se tiraba al suelo llorando y gritando”. A partir de ese momento comenzó a dirigir escritos a la Consejería de Educación sin recibir respuesta alguna y también se puso en contacto con el propio colegio, con la directora, asegura. En ninguno de los casos recibió respuesta. “Al ver que no me hacía caso a los correos también mandé cartas pasadas por registro”, indica. “Han estado durante un año haciendo caso omiso a mis peticiones”, aunque reconoce que sí se reunió con el inspector del centro cuando todavía ella no era consciente de que la niña estaba sufriendo un presunto maltrato. “El inspector emitió un informe en el que decía que algo estaba pasando en el aula y eso sí está reflejado”.

De este modo, contesta a quienes han criticado esta semana que llevase esta denuncia ante los medios de comunicación y asegura que ella ha hecho las cosas correctamente.

Grabaciones ocultas

Viendo que no encontraba respuestas, Ana Belén decidió meter una grabadora en la mochila de la niña los pasados 2, 3 y 4 de mayo y al escuchar los audios fue cuando se llevó la desagradable sorpresa. En ellos se puede escuchar a la directora decir “No digamos a la madre que ha sido aquí en el aula porque nos vamos todos a juicio” y “ahora sí te he pegado porque me pones nerviosa” o “eso no es maltrato, es una contención” en contestación a uno de los profesores que parece que estaba presente en la escena y que presenció la situación. Después de comprobar que sus sospechas se confirmaban acudió al Juzgado de Instrucción Número 7 de Cáceres para interponer una demanda por malos tratos, amenazas y vejaciones. Tras la denuncia ofreció una rueda de prensa acompañada de su abogado Ángel Luis Aparicio en la que dio a conocer a los medios cuál era su situación y la noticia saltó al panorama nacional gracias a la difusión que le dieron algunos programas como el de Ana Rosa.

Ana Belén asegura que ha estado un año mandando escritos a la Consejería y que no ha obtenido respuesta

No obstante, Ana Belén adelanta que tiene más audios, aunque prefiere no dar más detalles, de momento. “Mi hija y todo ya se verá con el tiempo, no ha sido presuntamente maltratada dos días, ni tampoco tres ni cuatro, hay una continuidad de un presunto maltrato, pero ya todo se verá”, deja caer la mujer.

Cese de la directora

Así, las reacciones por parte de la Consejería de Educación no se hicieron esperar y la consejera, Esther Gutiérrez Morán, se reunió con Ana Belén para trasladarle que se había abierto una investigación y un día después, la Junta de Extremadura notificó a la directora del colegio su suspensión cautelar como docente y como directora del centro. La Junta señaló que era una medida provisional, de carácter cautelar y que se había adoptado dentro del procedimiento disciplinario incoado a a docente. Además, explicó la Administración que el objetivo de esto era que la niña volviera al colegio, aunque parece ser que esto no va a ocurrir. “Ahora de momento no voy a llevar a mi hija al colegio, tengo que ver una serie de cosas. Cualquier persona que ha sido presuntamente maltratada hasta hace ocho días, ¿ya se le ha quitado el trauma? Mi hija tiene un trauma y tiene un trauma importante” afirma Ana Belén.

De este modo, cree que esa no es la solución y añade: “hay muchas más cosas que ver porque ¿quién volvería al sitio donde lo ha pasado donde lo ha pasado peor que en el infierno? No es cuestión de eso, es obvio que la Administración ha actuado ahora como tiene que actuar”.

“Mi hija no ha sido maltratada un día ni dos, hay una continuidad”

En este sentido, aún no sabe a ciencia cierta qué va a hacer con la niña y admite que le gustaría saber qué personas van a estar en el aula porque aclara que aunque ha habido una persona que ha sido la cabeza visible de este presunto maltrato, también hay quienes lo han consentido.

Apoyo y críticas

Durante toda la semana, la noticia ha corrido como la pólvora y los foros de los medios donde se han publicado las diferentes noticias se han llenado de todo tipo de mensajes y claro, la madre no ha permanecido ajena a algunos que han sido ofensivos. “Siempre hay las típicas personas que tienen que estar por detrás picoteando que hacen daño”, critica, y confiesa que a lo largo de la semana vio un comentario que estuvo a punto de denunciar. Sobre esto, advierte que no consentirá que a su hija se le ponga un cartel de algo que no es. “No se puede decir los antecedentes que tiene la niña o dejar caer ciertas cosas”, subraya.

Sin embargo, asegura que la mayor parte de los mensajes que ha recibido han sido de apoyo. “La verdad es que tengo que agradecer que todo Cáceres e incluso toda España se ha volcado conmigo”, se congratula Ana Belén. “Mi hija estaba enfadada con el mundo y ahora va tranquilizando y es lo que yo le he dicho a las personas de la Junta. A mi hija hay que regularla, ella está más tranquila, pero no tiene ganas de ir al colegio, no pregunta por el colegio. Si es verdad que alguna vez me dice: mamá, quiero trabajar, pero no me dice quiero ir al colegio. Está recibiendo el doble de tratamiento, ahora tiene más atención psicológica, más terapia ocupacional, hay que regularla y eso no se hace en un día o dos. Queda poco curso, ¿A quién le gustaría volver a un sitio donde lo ha pasado muy mal?”

Ella confía en que todo esto tendrá una solución y de hecho, el día 7 la directora del centro está citada a declarar, algo que servirá para ir aclarando todo este asunto sobre lo que el colegio no se ha querido pronunciar. “El verano que voy a tener con la niña va a ser intenso…” se lamenta.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here