Algunas residencias vuelven a permitir visitas
Un sanitario inyecta la vacuna durante el primer día de vacunación contra la Covid-19 en España, en la residencia de mayores Vallecas, perteneciente a la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), en Madrid (España), a 27 de diciembre de 2020. Las primeras 1.200 dosis se administran en dos residencias más de la capital, la residencia La Azaleas del Grupo ASISPA en Ciudad Lineal y la residencia Parque Almansa del Grupo Ballesol en Moncloa Aravaca. Las dosis de la vacuna desarrollada por los laboratorios Pfizer y BioNtech llegaron a España, ayer 26 de diciembre a un almacén de Pfizer en Guadalajara por vía terrestre desde Puurs (Bélgica). A partir del lunes, se producirán las entregas semanales a las comunidades autónomas con una media de 350.000 dosis priorizadas para cuatro grupos de población: los residentes y personal sanitario y sociosanitario en residencias de personas mayores y con discapacidad; el personal sanitario de primera línea; otro personal sanitario y sociosanitario y grandes dependientes no institucionalizados. Archivo. R.Rubio.POOL / Europa Press

Algunas residencias extremeñas de personas mayores han comenzado a retomar el régimen de visitas y de salidas de usuarios, siempre bajo un protocolo de seguridad. Cabe recordar que se suspendió dada la situación epidemiológica de la región y para la vacunación de las personas que residen en dichas instalaciones y sus trabajadores.

Las residencias que han vuelto a retomar dichos protocolos de salidas y visitas son aquellas en las que todos sus residentes y trabajadores han recibido ya las dos dosis de la vacuna contra la Covid-19, en las que han ya han pasado 28 días desde que recibieron la primera dosis y por tanto han superado ya el periodo de máxima inmunidad, y en las que no hay casos de coronavirus.

Así lo ha explicado el director gerente del Sepad, José Vicente Granado, quien ha indicado que ahora se retoma la resolución autonómica aprobada en septiembre de 2020 para visitas y salidas en residencias, que siempre contará con supervisión y análisis sobre la evolución de la inmunidad en residentes y trabajadores.

Con ello, las residencias que se encuentren en la situación de haber recibido ya las dos dosis de la vacuna y de haber transcurrido 28 días desde la primera “van a volver a una visita al día, con una familiares, una hora, máximo dos veces a la semana” para que los usuarios “poco a poco por lo menos empiecen a tener ese contacto” de nuevo con sus familiares.

En una entrevista este lunes en el programa “El Sol sale por el Oeste” de Canal Extremadura Radio, Granado ha explicado que el pasado viernes fue remitido a todos los centros residenciales la instrucción elaborada por Salud Pública y el Sepad sobre régimen de visitas y salidas. El objetivo es “reabrir” las residencias y, con ello, acabar con el “dolor” y el “distanciamiento” que han sufrido las personas mayores como consecuencia de las circunstancias generadas por la Covid.

“Es verdad que no vamos a poder dar abrazos y besos, pero sí por lo menos que no nos separe una mampara que es algo muy frío, sino que se puedan mirar a los ojos de tú a tú… Marcando todavía una serie de pautas para ver cómo va evolucionando, porque no nos olvidemos de que aunque estén vacunados tenemos que seguir manteniendo ciertos protocolos porque tenemos que seguir luchando por la vida de las personas”, ha resaltado.

“No podemos volver a antes de la pandemia entrar y salir como queramos en los centros residenciales, por desgracia… Tenemos que seguir teniendo las visitas controladas y protocolizadas, pero sí que podemos ir paliando el efecto de no ver al familiar”, ha indicado.

Derecho

Así, Granado ha insistido en que “es obligatorio que se vayan abriendo las residencias” tras haber “coartado” el citado “derecho” por el “blindaje” al que han sido sometidos los centros mientras que se vacunaban usuarios y trabajadores.

De esta manera, ha argumentado que “hay que compaginar la pérdida del afecto, que está causando mucho dolor y también mucho deterioro cognitivo en los mayores”, Granado ha señalado que el fin es “paliar poco a poco con las visitas y con las salidas incluso a los entornos con sus familiares” el “dolor” y el “daño” que está causando la pandemia.

Por último, el director gerente del Sepad ha remarcado también el trabajo de los profesionales de centros residenciales que “han suplido con mucha profesionalidad y sobre todo con mucho amor” el “cariño” a los mayores que sus familiares no le han podido dar cuando dichas instalaciones han tenido que ser “blindadas” como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here