25 años sin Lola Flores: la memoria de La Faraona sigue viva
Lola Flores.

Este sábado se cumplen 25 años de una de las artistas que más ha dado a este país: Lola Flores: La Faraona. María Dolores Flores Ruiz, su nombre real fallecía en su casa de El Lerele en La Moraleja, Madrid, con 72 años, víctima de un cáncer de mama con el que lidió  durante más de 40 años.

La Faraona nació en Jérez de la Frontera el 21 de enero de 1923. Lola Flores, debutó en el mundo de la farándula en 1939, con el espectáculo ‘Luces de España’ en el Teatro Villamarta. Posteriormente, daría el salto al cine, donde apareció en Martingala junto a Pepe Marchena. Ya en 1945 grabaría su primer disco.

La saga de los Flores se vio sacudida tras la muerte de la Faraona por otra tragedia, la muerte de Antonio Flores, otro gran artista que fue encontrado muerto en esta misma residencia quince días después. El autor tenía 33 años y no pudo soportar el dolor de perder a su madre. 

Con duende innato, este torbellino de colores que fue algo así como el Mick Jagger patrio, una influencer sin saber ella ni qué era eso, tuvo reconocimiento mundial. Tanto es así que legó a cantar en el Madison Square Garden de Nueva York. Madre de las también cantantes Lolita y Rosario y abuela de la actriz Elena Furiase y Alba Flores; el clan Flores es uno de los más prolíficos.

Han pasado ya 25 años han pasado desde aquel 16 de mayo de 1995 y el legado de Lola Flores sigue intacto y cada vez son más los que reivindican tanto su figura artística como su espíritu de ponerse el mundo por montera. Por esto, repasamos las cinco canciones imprescindibles de una de las más grandes.

Ay pena, penita, pena

Compuesta por el trío Quintero, León y Quiroga, autores de clásicos como ‘Yo soy ésa’ o ‘Tatuaje’. Originalmente, formó parte del espectáculo de 1951 llamado ‘La Nueva Copla de Manolo Caracol’. El tema lo haría suyo Lola Flores gracias a la película del mismo nombre que protagonizó en 1953.

La Zarzamora

Sin duda, una de sus canciones más emblemáticas. Esta canción, también compuesta por el trío Quintero, León y Quiroga, la acompañó incluso el día de su entierro, tal y como pidió la artista en vida. 

Lola FLores la interpretó en la película ‘La hermana Alegría’ en 1954.

A tu vera

Compuesta por Rafael de León y el maestro cacereño Juan Solano, uno de los grandes de la copla. Lola Flores lo inmortalizó esta canción en la cinta ‘El balcón de la luna’, donde compartía cartel con otras dos grandes de la canción española: Carmen Sevilla y Paquita Rico ¡Todo un torrente de emociones!

Torbellino de colores

El poeta y escritor gaditano José María Pemán le dedicó a la cantante unos versos en unos de sus poemas, donde la calificaba como un “torbellino de colores”. Lola Flores, como no podía ser de otra manera, inmortalizó estas frases en una canción del mismo título. 

Que me coma el tigre

Sin duda, uno de los grandes temazos de Lola Flores, que todos hemos cantado alguna que otra vez y en contextos de lo más variopintos… pero eso es otra historia. La cuestión es que La Faraona cantó esta canción en la película ‘El taxi de los conflictos’ de 1969. En la escena donde la interpreta, lo hace junto con su marido Antonio González ‘El Pescaílla’ y dos de sus hijos (Antonio y Rosario). Esta escena es como una premonición de lo grande que es el clan Flores. Pasen y vean.

El legado de Lola Flores

Además, son muchas voces de la cultura las que reivindican la figura de Lola Flores, tanto en el plano artístico como ese aire de libertad y de vivir la vida que desprendía La Faraona. Aquí, algunos ejemplos:  El siempre magnífico Roy Galán

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Puede que no haya habido en este país mujer más libre que Lola Flores. Que entendió perfectamente de qué iba esto de existir. Que le subió el volumen al máximo a la vida. Porque sabía bien que no volvería. Lola fue una mujer profundamente adelantada a su tiempo. Como si hubiera podido viajar desde un futuro lejano o tal vez de otro planeta. A quitarnos todas las tonterías. A recordarnos que el placer y la alegría han de estar presentes en cualquier revolución. A celebrarnos hasta el último día. Lola le quitó la cáscara al mundo y se lo comió con las manos. Reina máxima de las disfrutonas. Se pasó la culpa arraigada al deseo por el pipazo. Porque eso es lo que hacen las mujeres sabias como Lola. Que no se quedan sin hacer nada que las haga felices. Por lo que puedan decir los demás. Lola nos adoptó sin conocernos. Nos hizo partícipes de los nudos de su arte. Nos invitó a un escenario que para ella siempre era su casa a cuestas. Nos dejó las luces encendidas del camino que ella había seguido. Para que no tuviéramos tanto miedo al recorrerlo. Lola no dejó una huella al irse. Lola parió de cuclillas otro lugar dentro de este país. Un lugar que nos enseña que vivir. Es solo una excusa. Para poder compartir.

Una publicación compartida de Roy Galán (@roygalan) el

Carlos Barea, una de las jóvenes promesas de la literatura

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Cuando murió Lola Flores, el 16 de mayo de 1995, yo tenía tan solo 8 años. En ese momento no lo sabía, pero esa mujer muerta iba a convertirse en parte viva de mi ser. Porque Lola Flores es, ni más ni menos, lo que yo mismo soy. Es el pueblo, es el campo y es la gran ciudad, todo a la vez. Es una bata de cola que se mueve con brío y un abanico que se abre con furia gitana. Es palmear sin ritmo hasta altas horas de la madrugada y es improvisar un zapateado en un tablao flamenco. Es un poema de Rafael de León y es encontrar la cama tras una intensa noche de fiesta. Lola es España y es patriotismo del bueno, ese que no se envuelve en banderas, sino que se sostiene sobre un profundo amor hacia la tierra que nos vio nacer. Un amor que, cuando se quiebra, huele a lumbre, a manzanilla y a humo de cigarro. Lola Flores es, a fin de cuentas, un torbellino de colores que no ha dejado de crecer con la fuerza de un ciclón en estos 25 años de presencia inmaterial.

Una publicación compartida de Carlos Barea (@vulcano3) el

María José Llergo, habla de Lola como un “referente femenino y andaluz”.

Y la Ogra que todo lo logra, a la que vimos en Horteralia, se queda sin palabras ¡Olé, Lola!

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

LOLA ❤

Una publicación compartida de LaOgraQTLL (@laograquetodolologra) el

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here