La romería cacereña de San Blas, que se celebra este sábado, día 3, en las inmediaciones de la ermita del santo, y que ofrecerá una degustación gratuita de prueba de cerdo y ponche, así como talleres infantiles y premios para los que vayan ataviados con el traje regional, tiene previsto vender unas 5.000 roscas de anís, al precio de un euro, y otros tantos cordones, a 0,80 euros.

Esta tradicional romería se remonta al año 1613, aunque sus orígenes podrían situarse en hace más de quinientos años, ya que existen documentos de la existencia de la ermita que datan de 1491 y la cofradía se fundó en 1540.

En cuanto a la tradición de comer roscas de anís en esta romería, todo viene del siglo XVII, cuando un devoto del santo regaló a la cofradía unas fanegas de harina para hacer las roscas y que se repartieran entre los asistentes. Desde entonces han faltado a la cita tan solo una vez, en 1951, que no pudieron degustarse por la escasez de harina en la ciudad. 

Este sábado la ermita permanecerá abierta desde primera hora de la mañana y durante todo el día se sucederán las actividades programadas, como la degustación de unas 2.000 raciones de prueba de cerdo (a partir de las 12,00 horas), talleres infantiles, concursos, tómbolas, o la actuación de grupos folklóricos, que se subirán al escenario colocado en la explanada del templo a partir de las 16,30 horas.

Pero las celebraciones comienzan este mismo viernes, con la visita a la ermita de los escolares de centros de la zona; y se prolongarán hasta el domingo, con la misa del santo, a las 13,00 horas, seguida de la procesión de la imagen de San Blas por el barrio. “Es la romería más popular de Cáceres y un motivo de encuentro de los vecinos de esta zona norte y de todos los cacereños para pasar un buen día en torno al santo”, ha indicado el párroco del barrio, Antonio Pariente.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here