Los extremeños nos sentimos orgullosos de formar parte de una cultura, de una historia, de una diversidad paisajística y de un proyecto que conforman las peculiaridades comunes de todos los extremeños, por ello, el 8 de Septiembre, Día de Extremadura, es para nosotros un símbolo. Los años transcurridos, desde aquel 25 de febrero de 1983, en que fue promulgado el Estatuto de Autonomía, han servido para superar intereses particulares, si queríamos terminar con una situación de desventaja y es precisamente ese sentido de la unidad el que ahora, refuerza nuestra autoestima y nuestra demanda de un desarrollo interregional equilibrado; este día nos debe servir a todos de referencia para abrir puertas y luchar por un objetivo común que no entienda de fronteras.

Ahora, se trata de sumar iniciativas y proyectos para configurar esa Extremadura del bienestar y de calidad de vida, que formalmente pueda dejar de ser un anhelo colectivo y mostrarse como una realidad cotidiana, convencidos de ser una realidad viva, que día a día y con el apoyo de todos ha superado etapas complejas.

Extremadura no es sólo la región que nos legaron nuestros antepasados, sino la región que hacen las generaciones de extremeños que la construyen actualmente, y es aquí donde Extremadura se reconoce y toma fuerzas para seguir adelante, en la labor diaria de hombres y mujeres, que desde los distintos sectores, contribuyen a consolidar una comunidad de progreso y de cultura, de justicia y de solidaridad, haciendo respetable el nombre de nuestra región en Europa y en el mundo.

Se trata de sumar iniciativas y proyectos para configurar esa Extremadura del bienestar

Hoy, es por tanto un buen día para recordar que es responsabilidad de todos los extremeños, desarrollar al máximo nuestras capacidades, explotar de manera sostenible nuestros recursos,. aspiraciones legítimas que no nos harán olvidar, que formamos parte de un proyecto común que se llama España, que tenemos una Carta Magna, nuestra Constitución, capaz de dar respuestas y cabida a todas las regiones y nacionalidades que forman el Estado español.

Desde la ciudad de Cáceres, romana y almohade, mudéjar y judía, renacentista y americana, como ciudad Patrimonio de la Humanidad con el magnífico foco de atracción cultural de su barrio monumental, junto a esos conjuntos históricos y culturales, como el magnífico Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, el incomparable conjunto arqueológico romano de Mérida y aquellos otros conjuntos urbanos incomparables como Plasencia,Trujillo, Coria, Zafra y tantos que sobresalen por su singularidad artística e histórica.

La celebración del Día de Extremadura, constituye para todos nosotros un motivo para realizar un simbólico alto en el camino y mirarnos a nosotros mismos para ver quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos, es un motivo relevante para que reflexionemos desde nuestros propios valores culturales y sociales, y asumamos con fuerza, entusiasmo y dedicación, la tarea común de consolidar el proyecto político e histórico que Extremadura representa.

De Cáceres de toda la vida / José María Saponi


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here