Cinco confesiones religiosas se unen un año más para celebrar en Cáceres una Marcha por la Paz con la que quieren expresar que religión y violencia “son dos términos incompatibles”. Así, católicos, islámicos, budistas, evangelistas y miembros de la comunidad Bahá’i de Extremadura se suman y participan en esta iniciativa que se celebrará este próximo sábado, 16 de diciembre, a partir de las 17,30 horas, en el céntrico Paseo de Cánovas.

Esta idea de unir a miembros de diferentes religiones y organizar una marcha por la paz surgió en el año 2001 tras los atentados de las Torres Gemelas en Nueva York y, desde entonces, cada año familias con niños y personas de diferentes edades se unen bajo el lema ‘Todas las religiones por la paz’, en un paseo que concluye con la lectura, en castellano y árabe, de un manifiesto consensuado por todos.

El delegado de Relaciones Interconfesionales de la Diócesis de Coria-Cáceres, Rafael Delgado, ha destacado en la presentación de la marcha que el lema elegido para esta ocasión es ‘Entrelazados por la paz’, y el logotipo ha sido diseñado por alumnos del colegio Paideuterion a modo de ‘mandala’ que engarza todas las religiones.

Por su parte, el pastor de la Iglesia Evangélica española de Mérida-Miajadas, Mariano Arellano, ha destacado que la idea que se quiere difundir es que la sociedad es como un tapiz en un lienzo que se entrelaza, que encuentra su belleza y su fuerza en la diferencia de colores, formas y religiones. “Es un solo tapiz con sensibilidades religiosas diferentes cuya base es el respeto y la valoración del prójimo”, ha dicho, al tiempo que ha añadido que esta marcha “sigue siendo tan necesaria como el día en que se inició hace dieciséis años”.

A su vez, el secretario de la Comunidad Islámica de Cáceres, Karim Kerkaou, también ha incidido en la importancia de la unidad de las religiones por la paz, mientras que el representante de la Comunidad Bahá’i de Extremadura, Shoghi Leyva, ha subrayado que todas las religiones “buscan lo mismo, la paz”.

Esta marcha, ha señalado Leyva, pone de manifiesto que la unidad de las religiones “no es una cuestión solo teórica, sino también práctica”, y ha resaltado, en alusión a la diversidad de confesiones, que la sociedad “está hecha de unos engranajes que se ayudan unos a otros para que el mecanismo funcione”.

Por ello, concluiría, “es muy importante que se acuda a esta marcha que pone de manifiesto la diversidad ideológica y el respeto”.

Los participantes en la marcha se concentrarán a las 17.30 horas al inicio del Paseo de Cánovas, junto a la estatua de Gabriel y Galán, para seguidamente marchar hasta el final, dar la vuelta a la altura del edificio de Hacienda, regresar y concluir en el Quiosco de la Música, donde se leerá el manifiesto a favor de la paz.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here