Una concentración en Badajoz muestra su apoyo a Sara, una madre que lleva dos años sin ver a sus hijas
Varias personas participan en una concentración en defensa de Sara B.B, enmarcada en la campaña #MamáEstáCastigada, frente a la Delegación del Gobierno, a 29 de mayo de 2021, en Badajoz, Extremadura (España). - JAVIER PULPO - Europa Press

Unas 150 personas se concentraron ayer para apoyar a Sara, una madre extremeña que lleva dos años sin ver a sus dos hijas. La asociación Mujeres Libres, Mujeres en Paz fue la organizadora de este acto.

En la concentración, frente a la Delegación del Gobierno en Badajoz, se leyó un manifiesto contra el “maltrato institucional” que sufren “muchas mujeres víctimas de violencia de género” y ha “derribado” el muro de las violencias que ha sufrido Sara desde que hace cinco años empezó un “tortuoso proceso judicial que la ha separado de sus hijas”.

Cabe destacar que más de 5.500 personas han apoyado ya la campaña en los últimos dos meses y con esta acción reivindicativa pretenden visibilizar y poner rostro a la red de reparación que apoya a esta mujer extremeña.

“Estamos aquí para dar voz a Sara, porque lleva años sufriendo injusticias sin que nadie la escuche. Siempre han sido puertas cerradas por parte de las instituciones. Estamos aquí para crear una red de reparación para que pueda reencontrarse cuanto antes con sus hijas”, ha explicado durante el acto Tania Álvarez, asesora jurídica.

“Lleva dos años sin verlas porque se las arrancaron brutalmente, fruto de una detención ilegal”, ha indicado, al tiempo que ha recalcado que hay dos juezas “sancionadas por ordenar esa detención en un proceso que no era el adecuado”, informa la asociación en una nota de prensa.

“No se ha puesto nunca, por encima de todo, el interés superior de las menores. Nunca se la ha escuchado a ella y a sus hijas”. No obstante, “a pesar de todos los varapalos, nunca hemos dejado de confiar en la Justicia. Con la verdad y la legalidad es como se llega a todos los sitios”, confía la abogada.

“Sara está con mucha esperanza al ver toda esta red de apoyo: en dos meses hay más de 5.500 personas apoyándola para que vuelva a ver a sus hijas. Porque es un tema de justicia, no ha hecho nada, es inocente. Está devastada pero con una esperanza inmensa”, destacó ayer Ana María González, portavoz de la asociación Mujeres Libres, Mujeres en Paz.

“Tiene derecho a visita, no tiene ninguna orden de alejamiento ni de incomunicación, pero la otra parte no deja que las vea”, recuerda. “Estamos aquí porque no vamos a consentir estas injusticias” concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here