A Capella
Jorge L. Suárez

No sé, ni por qué, ni como pero me parece oportuno el título de este gran film de los años 60, donde se narra ( explicación para las grande cabezas contemporáneas y sesgadas de nuestra incipiente sociedad) la historia de un hombre que en su final fue conducido y condenado injustamente, a un juicio popular y manipulado.

Personaje del que su paradero era una de las grandes preocupaciones, de los que entonces querían acabar con su legado.

No quiero caer en una herejía, ni ser impertinente para algunos, y salvando las grandes diferencias entre uno y otro, tanto en hechos, como en tiempo y sin ser contemporáneo de uno ( evidentemente) y vivir desde el 81 con la presencia del otro, siendo consciente de su persona años después.

Salvando las distancias, estos personajes históricos pueden tener alguna semejanza…. O varias, según el prisma con el que se mire.

Los dos trajeron esperanza a personas que vivían en un lugar, otra forma de ver las cosas y un futuro prometedor para una sociedad.

El emérito esperanzó a un país con un futuro diferente al que conocíamos, con oportunidades y poder de decisión para el pueblo. Destaco algo evidente, la posibilidad de votar y decidir los designios de nuestro futuro cada 4 años. Algo que muchos de nuestros antepasados ni lo imaginaban poder hacer nunca.

La figura de D. Juan Carlos, Rey; ha sido clave gracias al trabajo, esfuerzo, talante y talento. Abrió las puertas de un país aletargado en una dictadura de 40 años, y sus ciudadanos quisieron absorber esas tendencias extranjeras de Europa y el Mundo.

Su trabajo, sus contactos fueron capaces de traer oportunidades, avances, poder asociativo empresarial, pero sobre todo la posibilidad de riqueza, que con esfuerzo el españolito de a pie puede alcanzar, antes y ahora.

Hay grandes momentos en nuestra retina pero se me viene a la cabeza su frase estrella: “Por qué no te callas”, que llenó a muchos conciudadanos de orgullo español al maltrecho corazón patriótico, ante una diarrea verbal del dictador del siglo XXI, Maduro. Hecho que alabamos gran parte, mientras nuestro presidente de turno en aquel momento, elegido por todos los españoles, callaba y otorgaba ante las difamaciones e indecencias personificadas en el venezolano. (Antes callaba y ahora maquilla el régimen del país hermano).

No quiero caer en la alabanza fácil, ni la exaltación desmesurada, pero las leyes educativas deberían ayudarnos a entender y estudiar una figura, la historia de forma elocuente y fidedigna, que hasta ahora tiene algunos tintes sectarios para el bien de unos y esto puede que nos hagan caer en los mismos errores, que ya se han vivido.

En mi Humilde opinión, esto es una gran cortina de humo de los poderes fácticos actuales o cloacas del estado, también actuales ( términos tan de moda), para desviar la mirada de lo que realmente creo importante:

– ¿Quiénes son los expertos que sentaban ,durante la pandemia, con el surfero Simón?.

– ¿Cuál es el número real de muertes en España?.

– ¿Qué va a pasar con el curso escolar y que protocolos debemos seguir?¿ Todos los alumnos están en igualdad de condiciones?.

– ¿Están improvisando o experimentando con los españoles?.

– ¿Qué medidas se han tomado con las residencias de mayores mientras estaban en mano del vicepresidente? Mucho tweets pero pocas acciones.

– ¿El CNI en manos de quien está? ¿ las manos de la ideología que ocultan tarjetas SIM?

NO quiero entrar en una idiocia general y no hagamos juicios paralelos por medio de unos comentarios de concubinas y mentideros oportunistas, algo muy typical spanish.

Estas respuestas si son necesarias y lo demás que todo siga su curso legal y veremos…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here