Casa-de-Campo-6-noviembre-2010

De Cáceres de toda la vida /
José María Saponi

Noviembre dichoso mes, “empieza con los Santos y termina con San Andrés”, así reza uno de los muchos refranes que se dedican a este mes, penúltimo del año y otoñal por excelencia, del que también se dice que “Si en noviembre oyes que truena, la siguiente cosecha será buena, y “Por Todos los Santos, a más tardar el trigo has de sembrar”.

Sus primeros días se dedican al recuerdo de los difuntos, y al finalizar el mes de 2015, el día 28 se cumplirán 29 años de aquel 28 de noviembre de 1986, en el que la Comisión de Patrimonio de la UNESCO, aprobó incluir a Cáceres en el catálogo de Bienes integrados en el Patrimonio Cultural de la Humanidad, lo cual constituye un honor y un reconocimiento internacional, al mismo tiempo que una gran responsabilidad que todos los ciudadanos deben asumir, de cara a garantizar la protección y conservación de todos esos valores, que han de transmitirse a las futuras generaciones.

A partir de aquella fecha, una serie de obligaciones forman parte de la corresponsabilidad de todos los que conviven en la cercanía de un casco histórico, su mantenimiento hay que cuidarlo, así como la protección medioambiental que en muchos casos ha sido degradada por desafortunadas intervenciones modernas, y por todos los problemas que produce el hecho de enfrentar una configuración del pasado con la vida actual, a pesar de las grandes dificultades que suponen conservar estos valores y del esfuerzo económico que hay que realizar

Antonio Rubio Rojas, en su libro “CACERES, ciudad histórico-artística” refiere las señas de identidad de los primeros pobladores de esta ciudad y los sitúa 20.000 años atrás, teniendo en cuenta esas pinturas rupestres de manos y animales en Maltravieso, cueva descubierta en el área del “calerizo”, por el historiador cacereño Don Carlos Callejo en el año 1951. Y refiere también como las legiones romanas de Cecilio Metelo, en son de guerra contra Sertorio, fundaron entre el 79 y el 78 a. de C. un campamento de invierno, “CASTRA CAECILIA”, en el sitio llamado hoy Cáceres el Viejo.

Me temo que no nos paramos a pensar en el hecho de cómo subieron esas piedras que conforman la Sagrada Imagen

También existen antecedentes referidos a la fundación de la Colonia Norbense Caesarina, hacia el año 25 a. de C., según consta en la inscripción en piedra que se conserva en el Despacho Oficial de la Alcaldía de la Ciudad.

Y por recordar algún sucedido mas de este Noviembre, el día 14 de Noviembre de 1925, se inauguraba el Monumento al Corazón de Jesús, en lo alto de la Sierra de la Mosca, esa espléndida imagen que desde todos los puntos de la ciudad se vislumbra y que tanto nos acompaña, cada vez que lanzamos nuestra mirada a ese Santuario que a su lado alberga a la Patrona.

Me temo que no nos paramos a pensar en el hecho de cómo subieron esas piedras que conforman la Sagrada Imagen, los grandes bloques de piedra se subieron en carretas de bueyes, conducidas por jornaleros cacereños, que también pusieron una piedra sobre otra hasta configurar la imagen de Cristo, jornaleros de los que, al menos de uno he tenido noticias de quién era y en él quiero recordar aquí a todos los que conformaron el grupo, se llamaba José Mendo López, era mi abuelo yo no pude conocerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here