Monfragüe recibe al otoño con la tradicional berrea

El Parque Nacional de Monfragüe está viviendo un otoño más el espectáculo de la berrea de los ciervos. Ahora, sus bramidos pueblan marcan el territorio para conseguir procrearse con el mayor número de hembras.

Así, las primeras lluvias de septiembre «hacen que la atmósfera se limpie» y «la zona más salvaje de este lugar se estremece con ese celo, ese bramido que emite el macho de ciervo» con el que reclama el territorio en el que procrearse con las hembras.

Alberto Garzón, monitor de interpretación ambiental de este parque, ha detallado que cuando la atmósfera está limpia los machos huelen más la feromona de la hembra «que es la que realmente está en celo». Por tanto, ellos «braman por ese territorio y van a decir aquí estoy yo, es mío y las hembras que estén por aquí van a ser para mí».

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Parque Nacional de Monfragüe (@pnmonfrague)

Igualmente, Garzón ha añadido que en esta época del año «las hembras se sincronizan» y emiten esa feromona que provoca que los machos «combatan en el caso de que las fuerzas estén muy parejas para poder quedarse con los mejores territorios donde poder tener un número de hembras y dejar la mayor descendencia posible«.

Garzón ha indicado además que las hembras dará a la luz a las crías en primavera «que es el momento que más alimento y más refugio tiene el bosque mediterráneo».

Durante esta época, asimismo, el macho pierde la cuerna, que regenerará durante ese periodo de primavera y principios de verano hasta «tenerla disponible ya en septiembre», ha subrayado.

Ha remarcado que el tiempo de la berrea es «un momento bastante interesante» en el Parque Nacional de Monfragüe porque acuden muchos turistas pues resulta «un atractivo muy grande» para los «miles» de visitantes.

Para terminar, ha resaltado que «hay que tener en cuenta» que cuando se visitan estos «lugares tan sensibles donde el objetivo principal es la conservación» hay que «ser muy cautos», «no emitir sonidos» ni «molestias».

«En definitiva, tenemos que irnos de Monfragüe como si nunca hubiéramos estado allí», ha concluido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here