Miedo. Plena Moon,. José A Secas
Foto de Fondo creado por kjpargeter - www.freepik.es

Historias de Plutón
José A. Secas

Es muy triste tener que afrontar la redacción de un mitad artículo mitad comunicado con el peso soportado de la vergüenza, la culpa, la tristeza y el desaliento. Tantos adjetivos cargados de connotaciones negativas no son propios de este impenitente optimista que suscribe, pero la realidad nos está superando y no dejan de acumulárseme razones para sentir miedo ante el incierto futuro.

 
El tiempo lo contamos en lunas, como los indios nativos de América del Norte. A día de hoy solo vemos futuro inmediato y además cíclico, con lo cual todo debería ser previsible y estar controlado, pero no. Estamos en el baile veraniego de la quinta ola y aquí nadie sabe si la canción que están tocando es para bailarla “agarrao” o suelto…
 
Un evento original como Plena Moon pierde las referencias que sitúan a los actos populares y culturales en unos extremos aceptados y aceptables, o no. Una actuación disfrutada dentro de un aforo reducido, sentado, separado y controlado, tiene un pase. Un trajín de personal disfrutón, lunático e intermitentemente agrupado, como cualquier feria o fiesta popular es inaceptable y para algunos, peligroso.
 
Al evento Plena Moon se le puede ubicar en un espacio indefinido entre la sucesión de actuaciones en escenarios simultáneos y vinculados y el deambular intuitivo o afectivo entre ellos. Espacios distantes entre sí, difícilmente acotables, sin escenarios al uso, próximos en la relación artista-público y totalmente asequibles a personas libres con diferentes grados de responsabilidad, de compromiso, de respeto y de miedo. Muy variado y humano todo, como debe ser.
 
El promotor que suscribe se debate, junto con los más allegados #plenamooners, en el dolor de tener que aceptar, ignorar, temer, rechazar, acometer, renunciar, asumir, desafiar, convencer, confiar, convocar, retar… Es tanta la presión que hemos soportado en este año y pico de pandemia por las sucesivas anulaciones o suspensiones de Plena Moon que ya solo sentimos el peso de ese miedo que respalda y justifica la incertidumbre.
 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Plena Moon (@plenamoonoficial)

Hay pocas razones de peso que nos animen a intentarlo por primera vez este año en la luna de agosto. Por encima de los entregados, los entusiastas, los espíritus libres que se se sobreponen a la presión, están los #plenamooners que tienen reparos, son prudentes, respetan las leyes a rajatabla y temen los comportamientos irresponsables de algún que otro paisano. Todos formamos parte de esta iniciativa a la que la crisis del coronavirus no le está permitiendo crecer ni desarrollarse.
 
Aparte de que cualquier intento de hacer algo forzado daría al traste con la esencia y el espíritu de Plena Moon, la última razón por la que vamos a renunciar de nuevo a convocar el evento Plena Moon el domingo 22 de agosto es porque el Ayuntamiento de Cáceres dice que no puede apagar las luces artísticas de la parte antigua si el evento cae en fin de semana: “ya que tenemos una ciudad monumental patrimonio de la humanidad donde no se pueden tener apagadas las luces durante tres noches” y nos ofrecen una estupenda solución: ”a no ser que tu asociación (RHEA) contrate a una empresa homologada para que las apagara ese día y las encendiera una vez terminada la actividad”. 
 
Esto es lo que hay. No tenemos recursos económicos suficientes, somos temerosos, somos humanos sensibles, somos insignificantes cuando miramos a la luna llena reluciendo en la inmensidad del cielo estrellado, somos pobres mortales que aún no nos reuniremos para celebrar la llegada del plenilunio, por miedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here