Luis Salaya aplaude que la Junta respete el PGM con respecto al permiso de investigación de la mina
Luis Salaya, alcalde de Cáceres. Archivo.

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha espetado que el proyecto de construcción de una mina de litio en la Sierra de la Mosca “está en un brete complicado de esquivar”. La razón es que los permisos de investigación concedidos por la Junta de Extremadura solamente afectan al 35% del terreno que pretendía la empresa promotora.

En esta línea, Salaya ha celebrado que la Junta de Extremadura respete el Plan General Municipal (PGM) con respecto al proyecto minero de la empresa Tecnología Extremeña del Litio (TEL), compañía que ahora mismo tiene un permiso de investigación condicionado geográficamente a las zonas en las que el PGM de Cáceres permite actividades extractivas.

Según ha explicado el regidor, la Junta de Extremadura ha resuelto esta solicitud “cumpliendo la legalidad a rajatabla” porque “la gran mayoría del terreno para el que se solicitaban permisos de investigación no cumple los requisitos legales para llevar a cabo esas extracciones”.

“Es decir, protege la mayoría del terreno, sigue los criterios del Ayuntamiento de Cáceres, respeta el Plan General Municipal y pone al proyecto de mina de Valdeflórez en un brete muy complicado de esquivar porque, básicamente, lo que viene a decir la Junta de Extremadura es que en casi el 65% del terreno es ilegal la extracción conforme a la normativa municipal”, ha detallado el regidor cacereño.

Cabe recordar que el Servicio de Ordenación Industrial, Energética y Minera de Cáceres de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad ha dado luz verde al permiso  permiso de investigación denominado ‘Ampliación a Valdeflórez’ de TEL, condicionado geográficamente a las zonas en las que el Plan General Municipal (PGM) de Cáceres permite actividades extractivas.

En éste permiso están excluidas expresamente las actividades extractivas prohibidas por el PGM en los terrenos calificados como suelos urbanos y urbanizables, los suelos no urbanizables de protección de masas forestales y los suelos no urbanizables de protección de montaña en grado 2.

Estos terrenos excluidos incluyen, entre otros, la antigua mina de San José, la cumbre de Cerro Milano y las estribaciones de la sierra de Portanchito, según ha informado la Junta. De esta manera,  el permiso de investigación que en un principio incluía 45 cuadriculas mineras, en torno a 1.329 hectáreas, se limita para actividades extractivas a 475 hectáreas. La superficie restringida, 854 hectáreas, representa el 64,3 por ciento de la superficie total del permiso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here