Luis Salaya, alcalde de Cáceres, advierte del peligro de contagio en las fiestas en pisos de estudiantes
El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, en una rueda de prensa

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha advertido del peligro de contagios de covid que puede ocurrir en las fiestas de pisos de estudiantes, que han aumentado en la ciudad con el inicio del curso académico. De hecho, han crecido “notablemente” las llamadas de quejas a la policía por esta cuestión.

Salaya ha argumentado que los contagios que suponen “un problema real” no se producen en el transporte público, a pesar de las aglomeraciones de las horas punta de entrada al campus universitario, sino en entornos de ocio privado con reuniones de amigos o familiares en pisos de estudiantes o en casas de campo.

“Lo que más nos preocupa de la universidad no es lo que sucede en el transporte urbano, de lo que nos estamos ocupando, sino las fiestas en pisos que han aumentado notablemente”, ha asegurado. “Los mayores focos de contagio los tenemos en nuestro ocio”, ya que en el autobús sí se lleva mascarilla y en las fiestas no, según ha recordado

De todos modos, Salaya ha insistido que ha vuelto a pedir de forma expresa a la Universidad de Extremadura (UEx) que escalone la entrada a las clases porque “no tiene ningún sentido que de lunes a jueves los autobuses estén hasta arriba de estudiantes y que el viernes no vayan a clase”.

Cabe recordar que el refuerzo de bus al campus empezó a funcionar el viernes, día en el que no se produjeron masificaciones en el transporte público porque “o no tenían clase o han cambiado extraoficialmente las horas de clase”, ha señalado el regidor al ser preguntado por este asunto este lunes en una rueda de prensa.

“La realidad a día de hoy es que una parte muy importante de los desplazamientos a la universidad se aglomeran en una hora del día y eso significa que la entrada a clase no está suficientemente escalonada”, ha destacado Salaya, que insiste en que la UEx debe “revisar” los horarios de los centros para ocupar las horas de los viernes y así aprovechar los cinco días laborales y espaciar las clases a lo largo de la semana.

Además del asunto de las fiestas en pisos de estudiantes, el alcalde ha insistido en que ya no se pueden poner más autobuses porque el Ayuntamiento “está al límite del esfuerzo”. En esta línea ha remarcado que la solución puede venir por repartir el número de viajeros a lo largo de varias horas de la mañana, reducir las clases presenciales y apostar por la formación online para evitar los desplazamientos pero “eso lo tiene que decidir la universidad y no nosotros”, ha sentenciado.

Datos complicados

En cuanto a la evolución de esta segunda ola de la pandemia, Salaya ha mostrado su preocupación por la situación de la ciudad que cuenta con “datos complicados” desde hace varios días. En este sentido, ha insistido en que son los entornos de ocio privado, como fiestas en pisos o casas de campo, los principales focos de contagio.

Por todo esto, ha vuelto a insistir en que, aunque los datos no han empeorado en la capital cacereña, no se descarta tener que tomar medidas restrictivas como las que se han dispuesto en Badajoz. Cabe recordar que en la capital pacense se han limitado aforos y cerrado parques infantiles. Una “situación difícil” por la que el alcalde cacereño ha mostrado su apoyo a la capital pacense.

“Estamos a disposición de la Junta de Extremadura en las medidas que considere oportunas que hay que tomar en la ciudad y en la colaboración permanente con las autoridades sanitarias”, ha señalado el alcalde el regidor, que ha añadido que se trabaja “en no tener que tomar medidas más duras”.

Salaya ya recordado también que con el fin de evitar la propagación del virus se han tenido que suspender algunos actos culturales en la ciudad, como La Noche del Patrimonio, y se han mantenido otros como el Festival de Teatro Clásico, porque “reunía las garantías de seguridad”.

Igualmente, la policía continúa vigilando el cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene. Tanto es así que este fin de semana ha habido un total de 106 denuncias por no usar mascarilla o por no hacerlo debidamente. Otras 22 personas han sido sancionadas por beber alcohol en la vía pública y se han interpuesto otras seis multas por la presencia de menores consumiendo alcohol en un bar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here